Eldaa García/ Yo También

Para Alan Téllez, no hay límites en cuanto al arte se refiere. Originario de Veracruz y con síndrome de Down, este pintor y artista plástico independiente cuenta con obras llenas de color en acrílico sobre tela así como arte-objetos sobre corbatas -que él mismo usa-, mascadas y abanicos.

Desde niño, Alan se sentía atraído por los colores. En sus cumpleaños siempre pedía que le regalaran colores, y cuando tenía 14 años se negó a ir a la escuela de educación especial, porque él quería pintar, recuerda Marycarmen Téllez, su mamá y representante, al portal Empresando.

Alan comenzó a estudiar en el taller libre de Pintura en el Instituto Municipal de Bellas Artes de Veracruz. “El maestro le creó un plan adaptado de artes plásticas, que le permitiría conocer todas las técnicas. Las técnicas favoritas de Alan fueron el acrílico en tela, papel y madera y los pasteles”.

Y aunque Alan es un gran artista, se le encasilló como ‘el niño con síndrome de Down que pinta’, lo cual no era lo que él quería expresar, por lo que ha luchado por separar al artista de su discapacidad, ya que esa condición, no lo define, lo define la persona que es, dijo Marycarmen a la estación de radio XEW.

A sus 28 años de edad ya ha expuesto su obra en recintos como  el Museo de la Ciudad de Veracruz, la Casa de la Cultura de Boca del Río, la Casa de la Cultura de La Antigua, el Museo José Luis Cuevas en la Ciudad de México, el Centro Cultural Contemporáneo, el Museo de Frida Kahlo, el Museo Bicentenario en Toluca, también en hoteles de Puebla, Veracruz y Playa del Carmen, además de que ha recibido reconocimientos de instituciones como el  Instituto Politécnico Nacional y ha estado en la sede de la ONU en Nueva York.

A estos logros, se ha sumado el que una de sus pinturas, La Jarocha, aparecerá en libros de texto de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Su mamá y representante indicó que funcionarios de la dependencia lo vieron pintar y le escribieron para preguntarle si podían incluir alguna obra suya en sus libros. “Eso es lo más fantástico, que fue una iniciativa de ellos, porque nosotros no conocemos a nadie de la SEP”, dijo para Yo también.

El joven pintor también está emocionado de que sus pinturas puedan llegar a más público a través de los libros de texto y así mostrar que el arte no tiene límites. 


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.