Por Jenny Baumed

Los mitos sobre las personas con discapacidad alejan de la realidad a quienes los escuchan y replican. Generalmente se trata de creencias sociales cargadas de ignorancia, estereotipos y estigmas que no ayudan a visibilizar la problemática que trae consigo la discriminación de todo un colectivo considerado la minoría más grande del mundo. 

Para mostrar lo que en realidad ocurre en sus vidas, a continuación te aclaramos estos 10 mitos de las personas con discapacidad.. 

1. Vivir con alguna discapacidad implica estar enfermo.

Realidad: La discapacidad en la vida de una persona tiene diferentes causantes que no siempre involucran una enfermedad, por ejemplo; en México el Censo de Población y Vivienda 2010 del INEGI, reporta que de la distribución porcentual de la Población con Discapacidad, el 34% es debido a una enfermedad, mientras que el 23% es por edad avanzada, el 16% de nacimiento y el 15% debido a accidentes. 


 La imagen muestra una gráfica de barras que corroboran los datos mencionados de los tipos de causantes de la discapacidad y sus porcentajes.
Fuente: INEGI. Censos y Conteos de Población y Vivienda

2. Tener una discapacidad trae consigo una discapacidad de aprendizaje.

Realidad: Hay diferentes tipos de discapacidades, dependiendo de la dificultad para realizar el conjunto de tareas consideradas básicas, como ver, escuchar, poner atención, entender y poder realizar el cuidado personal, caminar, etcétera. También existe la multidiscapacidad o discapacidad múltiple, es decir, cuando es más de una las que tienen algunas personas, sin embargo, tener algún tipo de discapacidad no incluye forzosamente el no poder entender o aprender. Según datos del INEGI en la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, el porcentaje de personas con dificultad para aprender, recordar o concentrarse es el 38.8% de la población con discapacidad, respectivamente.


En la fotografía está Matías Alanís, un joven con parálisis cerebral en su silla de ruedas, detrás de él su madre Patricia Alanís, sostiene el título con mención honorífica de la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública de su hijo. 
Fuente: Milenio.com

3. Las personas con discapacidad son asexuales

Realidad: Es una creencia equivocada basada en el enfoque médico y asistencialista que, reforzada con estereotipos de dependencia, discriminan y pretenden negar que las personas con discapacidad tienen el derecho del ejercicio libre, placentero e informado de la sexualidad, de acuerdo con la Cartilla de Derechos Sexuales y Reproductivos publicada en 2018. El vivir la sexualidad con una discapacidad representa ver más allá de una relación sexual que se concentre en la penetración, esto sin restar importancia a la elección de los métodos de planificación familiar. Significa explorar todas las áreas sensibles de manera consensuada. Incluso hacerse valer del apoyo de un asistente sexual para poder ejercer el derecho a la sexualidad, en México es un tema que aún no ha sido legalizado a diferencia de algunos países de Europa, pero que sin duda hace falta. 


En la primera foto una mujer y un hombre con discapacidad motriz, abrazados con el torso desnudo, se aprecia parte de la cara de ambos.
Fuente: Asistencia Sexual.org

En la segunda foto las mismas personas pero también se aprecian sus rostros sonriendo sobre la cama que tiene una colcha de figuras de mandalas. 
Fuente: Asistencia Sexual.org

4. Quienes tienen alguna discapacidad sólo pueden ir a escuelas especiales. 

Realidad: Dado que hay diferentes tipos de discapacidades, no todas las personas con discapacidad necesitan asistir a escuelas con educación especial, sin embargo, todas las escuelas con apoyo del gobierno tienen la obligación de garantizar el diseño universal en sus instalaciones, así como contar con personal calificado para asegurar que la mayor cantidad pueda acceder al derecho de la educación, ya que es uno de los más importantes para el desarrollo personal.Según el ENADID 2014, solo el 46% de la población con discapacidad de 3 a 29 años asiste a la escuela. Es importante destacar que las y los adultos mayores tienen el nivel más alto en analfabetismo con 65%.


Cuatro niños frente a computadoras, la primera niña con discapacidad visual usa unos audífonos y un teclado en braille, mientras los otros niños no necesitan estas herramientas pues no tienen discapacidad visual.  
Fuente: Googlesites

5. Las personas con discapacidad no pueden ser independientes, siempre necesitan ayuda. 

Realidad: A pesar del paternalismo y asistencialismo, características de algunos núcleos familiares mexicanos, así como las barreras físicas, sociales y económicas, las personas con algún tipo de discapacidad sí pueden ser completamente independientes, depende mucho del tipo y severidad de la discapacidad. Hay quienes logran vivir solas o con su pareja, haciéndose responsables de su persona, como lo marca el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) “Derecho a vivir de forma independiente y a ser incluido en la comunidad”. 


Un hombre adulto con discapacidad visual, usa lentes oscuros y bastón guía, e imparte un taller con ayuda de una presentación proyectada frente a otras personas. 
Fuente: FB Miguel Ángel Vazquez

6. Las personas con discapacidad no pueden trabajar.

Realidad: La participación económica de las personas con discapacidad es más difícil comparada con las personas sin discapacidad. La falta de políticas que ayuden a favorecer la contratación y lograr la permanencia en el mercado laboral, así como la creación de entornos laborales que impulsen la inclusión, son algunas de las causas que limitan avanzar en este rubro. Aún con todo lo que aún falta por desarrollar, según los datos que revela la ENADID 2014, el Estado de México muestra la tasa de participación económica en la población con discapacidad de 15 años en adelante más alta:  47.8% en donde predomina el autoempleo; en Tamaulipas el porcentaje es de 27%, en el resto de la República la brecha para la inserción laboral es muy amplia. 


Un hombre adulto usuario de silla de ruedas lleva sobre sus piernas un mostrador lleno de dulces para vender, mientras pasa frente al Palacio de Bellas Artes. 
Fuente: Rebecca Blackwell, The Washington Post

7. Las personas con discapacidad no pueden ejercer la maternidad o paternidad. 

Realidad: Tanto hombres como mujeres con discapacidad tienen el derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre su fertilidad y reproducción. La visibilización de los derechos sexuales y reproductivos es primordial para hacer frente a la discriminación y la histórica negación de estos derechos universales. Incluso la Organización de las Naciones Unidas (ONU) plantea que en el ámbito de la salud sexual y reproductiva deben proporcionarse programas de salud pública dirigidos a esta población, esto se menciona también en la CDPD. En cifras que arroja la ENADID 2014 el porcentaje de las mujeres entre 30 y 34 años alguna vez embarazadas asciende al 77%. 


Una mujer embarazada, ella usa silla de ruedas pues tiene amputación en ambas piernas.
Fuente: FB Laura Rodríguez por Lucy Venegas

Un padre de familia junto a sus dos hijas adolescentes, él es usuario de silla de ruedas debido a una lesión medular.
Fuente: FB Esteban Hernández

8. Una persona con discapacidad sólo puede amar a otra persona en su misma condición. 

Realidad: Tanto mujeres como hombres tienen derecho a expresar afecto y a establecer relaciones afectivas y sexuales, al noviazgo y a elegir su estado civil, así como la expresión pública y privada de los afectos, según la Cartilla de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Personas con Discapacidad, siempre con el pleno respeto a su orientación o preferencia sexual, identidad sexual o de género. Las personas sin discapacidad se enamoran de la persona, no ven la condición de su pareja como un obstáculo, cada quien es libre de elegir a su pareja con o sin discapacidad lo importante es que compartan la responsabilidad afectiva para construir su relación.


Es la foto de una pareja que avanza de la mano, la mujer usa silla de ruedas y el hombre camina a su lado, aparecen de espaldas.
Fuente: FB Laura Rodríguez por Lucy Venegas

9. Todas las discapacidades son visibles.

Realidad: La discapacidad psicosocial no es algo que se nota a simple vista, sin embargo, no deja de ser una discapacidad, ya que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son personas con diagnóstico de trastorno mental que han sufrido los efectos de factores sociales negativos como el estigma, la discriminación y la exclusión. Según datos del ENADID 2014, el 19.4% de las personas con discapacidad señala tener problemas emocionales y/o mentales. Se han visto discriminadas desde el uso de etiquetas equivocadas como: locos, dementes, incapaces o perturbados por mencionar algunos, hasta ser víctimas de encierros involuntarios en instituciones que han cometido a lo largo de la historia graves violaciones a los derechos humanos. Hay, además, otras discapacidades que no son visibles, como discapacidad intelectual por diversas causas o personas que tienen neurodiversidad, como el autismo.


Muchas personas que avanzan sobre una calle, lo que se pretende mostrar con esta foto es que la discapacidad psicosocial puede pasar desapercibida.
Fuentes: Veracidad Chanel

10. Quiénes viven con discapacidad no pueden ser agredidas sexualmente. 

Realidad: Alejado de la verdad, esta creencia invisibiliza el problema enorme que existe, ya que las personas con discapacidad, sobre todo las mujeres y niñas son más vulnerables a ser víctimas de abusos sexuales y quienes tienen discapacidad intelectual  son más propensas a convertirse en víctimas para este delito y son las que tienen menos posibilidades y medios para conseguir ayuda y protección. En la CDPD en los artículos 16 y 17, se habla acerca de la protección contra la explotación, la violencia y el abuso, así como el derecho del cuidado a las integridad de las personas respectivamente, sin embargo, aún falta mucho por hacer para erradicar este problema, ya que no se existen cifras en México de este delito. Según el Fondo de Población de Naciones Unidas, las mujeres y niñas con discapacidad enfrentan hasta 10 veces más violencia de género que aquellas sin discapacidades.


La imagen muestra el rostro de una mujer cubierto por ambas manos de un hombre que cubre desde la barbilla hasta parte de los ojos a modo de silenciarla.
Fuente: Shutterstock.           

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.