Por Bárbara Anderson

Desde hace dos años, los Centros de Rehabilitación (CRIT) de la Fundación Teletón redujeron su jornada de atención; la crisis financiera de la organización los orilló a achicar el personal y la cantidad de servicios.

“Pero tenemos una enorme capacidad instalada y personal capacitado para abrir los centros y dar servicios privados a otros pacientes, tanto niños como adultos y adultos mayores. La intención es que cada una de estas terapias externas ayuden a cubrir servicios para los niños dentro de nuestros programas”, me explica Jardiel Quintal Delgado, director de Proyectos y Alianzas de Teletón. 

En 2017 hicieron una prueba piloto en el CRIT de Tlalnepantla (Estado de México) para atender en un horario extendido solo a niños que requirieran algunos de los servicios o terapias (tanto físicas como psicológicas) que ofrece la organización. 

El modelo dio resultado y en 2018 decidieron abrir este modelo de atención privada a los 22 centros que tienen en toda la República, con horarios fuera de los habituales de atención (antes de las 7 y después de las 12:30 horas). 

“En estos 2 años hemos atendido ya a 14,000 pacientes, de los cuales sólo 30% son niños y el resto adultos”, agrega Quintal. 

Mientras en su modelo tradicional (su programa social) la cuota de recuperación de una sesión/terapia ronda los 20 pesos, en el caso de los servicios externos el costo es de 300 pesos, mientras que una consulta médica con alguno de sus especialistas cuesta 600 pesos. 

“Sigue siendo muy por debajo de lo que se cobra en otros centros de atención terapéutica”, afirma el funcionario. 

En el caso de los dos centros especializados de Teletón, las tarifas son diferentes. 

Por ejemplo, el costo de diagnóstico de un paciente (una batería de pruebas y la valoración de neuropediatra) en su Centro Autismo Teletón (CAT) de Ecatepec, es de 4,000 pesos. 

El Hospital Infantil Teletón de Oncología (HITO), también, han abierto la atención (no la internación) a pacientes adultos con cáncer. “Ofrecemos servicios de diagnóstico y radioterapia, así como resonancias magnéticas, radiografías o PET (tomografía por emisión de positrones)”, agrega Jardiel Quintal. Sus costos están casi al 50% de lo que cobran otros hospitales privados: en este centro de Querétaro cada sesión de radioterapia cuesta 1,500 pesos y un PET 17,000 pesos. 

A la fecha, ya han sido atendidos en el HITO 150 pacientes ‘extra Teletón’, tanto niños como adultos. 

Si bien aún los ingresos por estos servicios externos representan solo el 3% del costo total de operación de cada CRIT, la intención es que crezca en 2020. 

Una vez terminada la campaña de recaudación de este año (programada para el 14 de diciembre) el plan es promocionar activamente en 2020 la posibilidad de que cualquier paciente pueda usar las instalaciones y el personal de los CRIT de manera particular. 

“Aún no hemos cerrado con ninguna aseguradora, pero estamos en tratativas con la Secretaría de Marina y con la Secretaría de la Defensa Nacional. En su caso cuentan con un solo centro de rehabilitación en la CdMX y nosotros podemos ahorrarles los traslados de pacientes de todo el país, aprovechando el Teletón más cercano para atender a su personal e incluso a los hijos de ellos que tengan necesidad de terapias”, agrega el directivo. 

En la actualidad Teletón México atiende en sus programas sociales dentro de los CRIT a 26,000 niños, a otros 200 en el CAT y a 284 en el HITO.