Los lugares públicos y las familias deben prepararse, ambos,  para interactuar. En esta infografía, hecha en conjunto con Iluminemos de Azul, presentamos algunas recomendaciones para ambos.

Ir a lugares públicos con personas con TEA (trastorno del espectro autista)

El autismo es un trastorno a nivel neurológico, que dura todo el ciclo vital, caracterizado principalmente por dificultades en la interacción social y la comunicación, además las personas con esta condición tienen intereses por actividades repetitivas.

Las personas con autismo pueden: 
Tener movimientos repetitivos (estereotipias). 
Hablar rápido y en voz alta.
Tener un juguete que les da seguridad, los acompaña y al que le hablan.


Si vas a un lugar público con una persona con algún trastorno del espectro autista, toma en cuenta estos consejos: 

Para las familias 					
Prepara a la persona con autismo sobre lo que va a suceder paso a paso y usando historias sociales.
Es útil que estos pasos estén descritos de manera gráfica, idealmente con fotos del lugar reales.
 

Para que tu establecimiento sea incluyente con las personas con TEA:

Pon pictogramas en lugares visibles con las conductas esperadas. Por ejemplo: silencio, no hablar por teléfono, tomar a los niños de la mano.
Puedes también imprimirlos y ponerlos como una guía para entrar al museo para todos los niños y las niñas.
Capacita y sensibiliza a tu personal sobre diversas condiciones. 


Al enfrentar una situación desconocida no juzgues y de manera empática pregunta: 
¿Está todo bien? ¿Puedo apoyar en algo?