Guadalupe Cadena

El uso medicinal de cannabis de manera legal entra en la recta final, ya que en los próximos días el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) suministrará a Carlos -un joven de 15 años con discapacidad múltiple y epilepsia- su tratamiento médico que incluye un medicamento derivado de cannabis, luego de ganar un nuevo amparo el 2 de enero.

Carlos sentará precedente jurídico al ser uno de los primeros pacientes que tengan acceso a estos tratamientos luego de una larga batalla para su uso legal impulsado por madres de personas con discapacidad e epilepsia. Este amparo lleva nuevamente la impronta de la mamá de Carlos, la activista social Margarita Garfias -fundadora de la asociación civil Bienvenidos a Holanda- que logró que el Juzgado 15 de Distrito en Materia Administrativa de la CdMX le diera al IMSS 10 días hábiles para suministrar a su hijo el tratamiento que necesita.

Una historia de larga data

Desde junio de 2017, el uso de la cannabis medicinal está en la Ley General de Salud. Pero, tanto la Secretaría de Salud (SSA) como la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no especificaron puntos tan importantes para su uso como es la manera en que estos productos pueden ser comprados de manera legal. Sin esta regulación básica, las familias no pueden adquirirlos en México o deben hacerlo de manera ‘ilegal’ o importándolos sin la tranquilidad de estar amparados por la ley.

Margarita Garfias, a nombre de su hijo Carlos, ya en agosto del 2019 presentó un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN): el tribunal ordenó a las autoridades mexicanas de la secretaría de Salud  a regular el acceso a estas medicinas específicas para su hijo y para todos aquellos pacientes que  también requieran de este tipo de tratamiento. En esa instancia, la SCJN impuso un plazo de 180 días a la SSA para la regulación final de la cannabis medicinal: tomando en cuenta que este recurso inició el 30 de septiembre pasado, la fecha límite se vence el próximo 10 de febrero. 

Con la regulación que deberán publicar en esa fecha las autoridades de Salud, ya no será necesario ningún amparo para adquirir productos medicinales en base a cannabis en México. 

El otro lado de la marihuana

Mientras en el fuero judicial se termina de regular el uso medicinal de la cannabis, en el Senado de la República está en suspenso una ley más amplia vinculada al negocio de la cannabis en el país, una legislación que busca poner las bases para la siembra, cosecha, procesamiento, distribución y venta de mercancías derivadas de la marihuana, tanto para uso medicinal, como industrial y lúdico.

Para la senadora Claudia Anaya Mota, el proyecto de dictamen que se comenzó a discutir en el cuarto trimestre de 2019 fue retirado debido a los comentarios y críticas de organizaciones civiles y especialistas conocedores del tema de cannabis. 

Las críticas se refieren a comentarios vertidos por organizaciones como México Unido Contra la Delincuencia, que consideró que esta iniciativa favorecía a las grandes empresas por encima de los pequeños productores. Incluso, el mismo coordinador de la bancada de Morena, Ricardo Monreal Ávila, reconoció en octubre pasado la existencia de “presiones” que no especificó de dónde provenían. 

“El nuevo proyecto de dictamen lo debe hacer la Comisión de Justicia a propuesta del presidente de la Comisión ―Julio Menchaca Salazar―, él tiene la responsabilidad de entregar un documento base con el cual, el resto de los legisladores tenemos que hacer observaciones, sugerencias, comentarios de modificación”, afirma Claudia Anaya, de la bancada del PRI e integrante de la Comisión de Justicia. Si ésta Comisión presenta un dictamen será “probablemente a finales de enero, porque al día de hoy no tenemos un proyecto a discusión”, agregó la senadora.

Pero mientras llega el nuevo proyecto, Anaya Mota insiste en la importancia de revisar la negación al uso del cannabis por la “capacidad jurídica” de los consumidores, que tenía la propuesta anterior, ya que todos los mexicanos -incluidas las personas con discapacidad- tienen derecho a decidir sobre su salud e incluso el uso adulto o lúdico de la marihuana.

Conforme a los calendarios legislativos, el Senado retomará la discusión, análisis y eventual aprobación del tema en el segundo periodo ordinario de sesiones, que comenzará el 1 de febrero, para luego turnarlo a la Cámara de Diputados.

Todas las discusiones, ajustes y regulaciones deberán estar listas en el Senado a más tardar el 30 de abril, que es la fecha límite comprometida con la SCJN, luego de que en octubre pasado los senadores solicitaron al Máximo Tribunal una prórroga para concluir con el proceso.