Hay cambios de conducta o temperamento que pueden ser un “grito de ayuda”, sobre todo si has detectado un estado de depresión.

No ignores las amenazas de suicidio: pueden no ser un drama típico de la edad, sino una llamada de atención.


“Escucha” al o la adolescente incluso cuando está en silencio: sus acciones o la inacción pueden alertarte.


 Evita que los estados de depresión sean prolongados: no se trata de “un mal día”, sino de un lapso prolongado de “tristeza”, soledad, aislamiento.


Anímalo a que haga ejercicio: la actividad física ayuda a disminuir la depresión moderada o leve.


Apoya a que tenga presente que no hay resultados inmediatos: ni las terapias ni los tratamientos médicos son rápidos; se trata de un proceso.


Busca apoyo profesional: no estás solo o sola en esta tarea. La orientación y guía de un profesional de la salud mental son fundamentales. 


Un Tip: Evita descalificar o hacer juicios sobre la forma en la que expresa sus sentimientos. Hazle saber que te importa.

¿A dónde acudir o llamar?
Instituto Nacional de Psiquiatría  55 5655 2811
Organización Confianza e Impulso Ciudadano 55 1185 7555

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.