Es una de las enfermedades que, sin control, pueden derivar en diferentes discapacidades físicas. Desafortunadamente no hay ni políticas públicas efectivas ni estadísticas confiables y regulares para tomar medidas eficientes en México.

Por Arturo Martínez
Ex-Presidente de la Federación Mexicana de Diabetes

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes en honor al natalicio de Frederick G. Banting, descubridor de la hormona insulina, lo que hizo que la diabetes se convirtiera de una enfermedad mortal a una enfermedad controlable.

De acuerdo a la Federación Internacional de Diabetes, en el 2017 había 425 millones de personas con diabetes a nivel mundial. 1 de cada 2 no habían sido diagnosticadas (212.5 millones). Se estima que para el 2045 serán 629 millones, un incremento del 48%.

En México los datos son similares, pero desafortunadamente no hay estadísticas confiables y actuales que nos pudieran dar un panorama actual para tomar medidas eficientes en nuestro país.

La diabetes es una enfermedad que se puede prevenir y controlar, siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas. La información y la educación en diabetes, el apego al tratamiento médico especializado, optar por una dieta saludable y adecuada, realizar actividad física y ejercicio y tomar una actitud positiva así como realizarse análisis de glucosa cuando menos una vez al año.

Las personas que padecen diabetes que están controladas pueden llevar una vida activa, plena, productiva y saludable. Hay infinidad de testimonios de personas que la padecen y que llegan a ser deportistas olímpicos y profesionales, ejecutivos exitosos, importantes políticos y hasta astronautas.

Mi hijo vive con diabetes tipo 1 desde hace 10 años, esta fue la razón por la que toda  la familia nos involucramos en la educación en diabetes. Posteriormente, hace tres años, mi esposa fue diagnosticada con diabetes tipo 2. Actualmente ambos llevan un control estricto de su enfermedad, llevando una vida completamente normal.

Pero, la diabetes mal controlada puede traer como consecuencia graves problemas de salud y discapacidad médica o física, causados por los altos niveles de azúcar o glucosa en la sangre:

  1. Retinopatía diabética, se presenta por los daños de los vasos sanguíneos que irrigan al tejido sensible de la luz que se encuentra en el fondo del ojo, esto puede puede causar la pérdida de la visión. Es la primera causa en el mundo de ceguera en adultos entre 20 y 75 años de edad. 
  2. Neuropatía diabética, es un tipo de daño en los nervios, la neuropatía periférica es la más común que afecta principalmente a los nervios de las piernas condición que puede causar la amputación de las partes más dañadas.
  3. Nefropatía diabética, se presenta cuando se dañan los vasos sanguíneos de los riñones, de tal manera que estos dejan de llevar a cabo su función, lo que lleva a la necesidad de diálisis.

Además de estos problemas de salud pueden presentarse serios problemas dentales y periodontales así como problemas cardiovasculares al no tener los niveles adecuados de azúcar en la sangre.

No podemos permitir que una enfermedad controlable se convierta en una que nos puede traer como consecuencia una discapacidad o dependencia médica o física. Seamos parte del cambio para bajar los niveles de prevalencia de diabetes, y aumentar los casos de control.