Por Gabriel Bauducco*

La televisión se ha servido hasta el cansancio de los programas sobre personas que buscan pareja y toda clase de sistemas de citas, para mostrar una realidad inapelable: todo el mundo busca ser amado… con ese amor de pareja que te promete que alguien te acompañará en la vida.

Amor en el Espectro, la nueva serie documental de Netflix, lo hace empezando por desmentir uno de los más grandes mitos sobre las personas que viven en el espectro autista: son incapaces de generar empatía.

La serie acompaña a siete jóvenes que emprenden la búsqueda del amor. Sin estridencias de producción, sin protagonismo narrativo y sin prejuicios, celebra la complejidad del pensamiento humano, la diferencia y la diversidad sexual en apenas cinco episodios, que te dejan con una sonrisa y con ganas de más.

También nos muestran una verdad que nos confronta no con lo que creemos saber acerca de las personas (sus pocas habilidades para socializar y su honestidad brutal, por ejemplo), sino con la serie de costumbres que desde la “normalidad”, hemos adoptado para convivir en un mundo en el que los modales y la corrección política se han vuelto un arma de doble filo.

¿Son acaso las obsesiones (aquí es cuando todos debemos levantar una mano), el deseo de planear la vida con alguien (mano arriba), las dificultades para expresar claramente lo que queremos (mano arriba) y para entender lo que los demás esperan de nosotros (mano arriba), patrimonio exclusivo de las personas con autismo?

El turbulento océano de las citas en busca del amor, las desilusiones y la siempre presente sensación de soledad, son, quizá, eso que hace de Amor en el Espectro una pieza universal, porque le hablan a la especie humana, sin distingos.

Love on the Spectrum (así es el título original) fue creada por el cineasta Cian O’Clery, después de enfrentarse al mito de que la gente del espectro no está interesada en el amor. Por cierto, la trayectoria de O´Clery es algo para mantener en la mira. También es el creador de  Employable Me, una serie de documentales que cuenta la historia de seis personas conviviendo con distintas discapacidades y su nada amable viaje en la búsqueda de trabajo. 

La ABC australiana ha producido una serie sobrecogedora, no debes perdértela. Y no, no hace falta que conozcas a una persona en el espectro autista. Sólo hace falta que tengas ganas de admirar la profundidad humana, salpicada de buenas ráfagas de humor.

* Gabriel Bauducco: Periodista y autor de varios libros. Se desempeña como articulista y conductor de televisión.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.