Por Bárbara Anderson

Desde que comenzó la pandemia los directivos y gerentes de WalMart de México y Centroamérica se encuentran vía digital para sus reuniones ejecutivas (que internamente llaman ‘town halls’). Desde octubre, estos foros incluyen a un intérprete de Lengua de Señas Mexicana (LSM) que va haciendo la traducción simultánea de estas reuniones. 

“Esta es una de las iniciativas que se han detonado este año desde nuestro Comité de Diversidad e Inclusión”, me dice Ignacio Caride, SVP de e-commerce & pagos digitales de Walmart de México y líder de este comité en la mayor empresa de retail del país. 

En su staff de mandos medios y altos hay seis personas con discapacidad auditiva que hasta ahora no participaban de las reuniones ‘en vivo’ pero recibían los reportes escritos de las mismas. Ahora su ‘voz’ está presente en todas estas reuniones. 

Y no es la única acción pensada para su personal con esta discapacidad, que suman 453 en toda la empresa en nuestro país. “Además vamos a aumentar la contratación de personas con discapacidad auditiva para el trabajo de ‘picking’, que es el personal de las tiendas que se encarga de elegir los productos que los clientes compran en línea para envíos a domicilio. Porque la terminal que usamos para este servicio tiene una funcionalidad de vibración que es perfecta para su trabajo”, agrega Caride. 

Capacitar para contratar

En junio publicamos en Yo También (puedes leer la nota aquí) una entrevista con Ignacio Caride donde nos comentaba del interés de la cadena de reconvertir su call center para que pudiera ser atendido por más personas con discapacidad. La pandemia había obligado a cerrar su gran área propia de atención en Bolívar (CdMX) y tuvieron que enviar a sus operadores a trabajar desde sus casas. Este ajuste de ‘home office’ abrió la oportunidad para sumar a más personas con discapacidad ya que esta modalidad evitaba las barreras de acceso (tanto para trasladarse) como de adecuación arquitectónica del centro de contacto. 

“Este proceso viene un poco lento porque nos encontramos con algunos problemas de falta de capacitación en la parte de redacción y ortografía para operar en los chats”, afirma Caride. Junto con las asociaciones de la sociedad civil que los están apoyando en la contratación de empleados con alguna discapacidad para crear un curso de capacitación específico que dure entre dos y tres meses para darles las herramientas necesarias para sus futuros puestos. 

No es ninguna novedad que los altos niveles de deserción escolar y la baja inclusión educativa para personas con discapacidad en México es uno de los grandes cuellos de botella que atentan contra la posibilidad de la independencia laboral. 

En la actualidad, bajo el modelo de Prepa en Línea-SEP para el ciclo 2019/2020 se matricularon solo 5,214 alumnos con alguna discapacidad, lo que representa apenas 3% del total registrado y cursando. De ellos, 383 afirmaron tener una discapacidad auditiva media.

Si se incluyen todas las modalidades abiertas y presenciales de educación media y superior en el país, los alumnos con alguna discapacidad representan sólo 0.3% de la matrícula. 

Sin dudas la iniciativa privada puede —como en el caso de Walmart de México— ayudar a nivelar las oportunidades a través de capacitación y apoyos adecuados para incorporarlos a la población económicamente activa del país. 


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.