Por Bárbara Anderson / Katia D’Artigues

¿Dónde buscaría usted un hospital donde llevar a una persona con discapacidad (pcd) que presenta síntomas de coronavirus? 

¿No lo encuentra en ningún sitio web del gobierno? 

¿Probó con zambullirse en la escondida lista de “Centros de Entretenimiento Infantil” dentro del portal de la Secretaría de Salud? Caramba. Ahí hubiera encontrado esas ‘unidades’ donde podrán atenderlo con los apoyos necesarios y la empatía aprendida. 

Bueno. Eso esperamos, porque hasta ahora toda esta información ha estado bañada de pocos datos, de cifras erróneas, servicios sin apoyos de derechos humanos. Para resumir, todo está en vías de hacerse. Y nadie, en medio de esta contingencia (ya en Fase 3) ha tomado como preocupación propia dentro de Salud a la comunidad de personas con discapacidad (pcd).

Desde que comenzó la epidemia nos pusimos como meta conocer cuáles eran los protocolos particulares para atender a personas con discapacidad así cuáles eran las clínicas o los hospitales en el país preparados para recibir a pacientes que van a necesitar apoyos adicionales. 

Incluso le preguntamos a Mauricio Rodríguez, el vocero de la UNAM con respecto a Covid, cuál debería ser el mínimo, el estándar de atención a pcd y esto respondió: era lo mínimo.

Recién hace dos semanas Ricardo Cortés Alcalá, director general de promoción de la Salud, nos contestó que:  “la Secretaría de Salud cuenta con una serie de Unidades de Salud con acciones en materia de género, no discriminación y derechos humanos”. Uno de los parámetros para definir este tipo de unidades es la de contar, entre otras cosas, con:

“1) Una ventanilla incluyente en operación en donde se atiende a personas en condición de vulnerabilidad de acuerdo a sus necesidades específicas, libres de discriminación, por ejemplo personas que viven con discapacidad;

2) Mobiliario preferente ergonómico o rotulado/ zona exclusiva o reservada en operación asignada para personas  embarazadas, adultas mayores o con discapacidad, y;

3) Comunicación interna incluyente y no sexista dirigida a personal que labora en la unidad de salud. Asimismo, a partir del 2020, se amplían estos criterios, y estas unidades deberán contar con equipo para atención de personas con discapacidad o debilidad visual y con debilidad auditiva.”

Según sus datos a ese momento había 107 Unidades de Salud (sin especificar qué es una unidad) con acciones en materia de género, no discriminación y derechos humanos.

¿La lista? Luego de una intensa presión en redes sociales y medios, finalmente el funcionario contestó en su cuenta de Twitter con la liga que lleva a la lista que está en la sección más insólita de la secretaria.

Basta con ingresar para ver que ya no son 107, sino 84 unidades de salud dentro de la liga de “Centros de Entretenimiento Infantil” que supuestamente cuentan  con “acciones de igualdad de género (PIGS)”. 

¿Es lo mismo que pedimos? 

No importa, parece. Es la lista que hay con un adjetivo inclusivo. 

Según Hilda Laura Vázquez, una profesional ciega -nuestra editora de accesibilidad en Yo También– la lista que mandaron “es una liga a una nube con un directorio de Excel. Y como tal pobre es la estructura del documento. De por sí  es complicada su lectura, pero no tiene ningún atributo de accesibilidad. Se puede leer, pero no se podría calificarse como un documento accesible. Tiene las opciones, entiendo, para que puedas, en algún momento dar clic de cómo llegar. Pero no está bien etiquetado, eso no sirve. No funciona con tecnologías de apoyo, sólo se lee, pero no es accesible”.

En la misma contestación de esta semana, Ricardo Cortés Alcalá agregó puntualmente que “dentro de sus actividades se encuentran las ventanillas únicas, asientos preferentes, para PcD, embarazadas, adultas mayores, migrantes, etc. Importante mencionar que a partir de este año, contarán con acciones e insumos dirigidos exclusivamente a pcd”. 

Que bien que lo tengan en su agenda para este año. 

¿Cuándo? No importa parece. “En este año”.

¿Cuentan efectivamente con apoyos necesarios? No está especificado. 

A lo mejor si llegara una epidemia mundial, una que ponga al planeta y a México de cabeza sea una buena oportunidad para ordenar bien las listas y tener efectivos servicios y apoyos para una de las poblaciones más vulnerables del país. Pero bueno, ahí está la lista. La pueden consultar, de nuevo, acá.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.