Por Ivett Rangel

¿Sabías que la diabetes puede derivar en diversas discapacidades, entre ellas la pérdida visual. Y que en México es una de las principales causas de ceguera?

Pero no sólo se pierde la vista, se pierde la confianza. Ya no se vuelve a ser el mismo porque se pierde la independencia y, con ello, la calidad de vida no sólo de quien la tiene, sino también de quienes le rodean, señalaron especialistas en atención oftalmológica durante la conferencia virtual “Retinopatía diabética, diagnóstico y tratamientos. La importancia de la educación en diabetes en la prevención de las complicaciones”. 

A propósito del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora este 14 de noviembre, la Asociación Mexicana de Diabetes y Sala Uno (empresa de clínicas especializadas en atención oftalmológica), indicaron que la oportuna atención médica evita consecuencias irreversibles, por lo que recomendaron a quienes tienen un diagnóstico de diabetes que se sometan a una revisión visual al menos una vez al año. 

La diabetes, además de provocar enfermedades renales y cardiovasculares e incluso eventos cerebrales, genera tres padecimientos visuales.

Uno de ellos es la retinopatía diabética, una enfermedad crónica de larga duración y progresión lenta que causa daño en los vasos sanguíneos de la retina, el órgano más importante para el efecto visual.

“El exceso de azúcar en la sangre produce sorbitol y eso produce fugas de agua o sangrados internos”, explicó el doctor Gabriel Ochoa Maynez, subdirector médico de Sala Uno.

La retinopatía diabética no presenta síntomas en etapas tempranas, sólo hasta que el padecimiento empeora pueden presentarse algunos de los siguientes síntomas, desde visión borrosa o de manchas oscuras hasta ver colores apagados o la pérdida de la visión. 

Los otros dos padecimientos son: agravamiento de la pacificación del cristalino (cataratas), que puede acelerarse hasta 15 años en comparación al paciente no diabético, y el agravamiento del glaucoma porque aumenta la presión interna del ojo.

“Esta es una urgencia oftalmológica porque representa un daño visual irreversible, por lo que es muy importante un diagnóstico oportuno de parte de un especialista de la salud”, recalcó Ochoa Maynez.

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, el 55 por ciento de los pacientes diabéticos reportaron visión disminuida y 10 por ciento reportó la pérdida total de la vista.

Aunque, aclaró Ochoa Maynez, se les considera con “ceguera legal” a aquellos que ya no son capaces de distinguir la letra E, la más grande, en las pancartas de los especialistas. 

Y agregó que los problemas oftalmológicos pueden desarrollarse en 5 años en pacientes con diabetes tipo 1 y en 10 años en tipo 2. 

“Una vez que el paciente se sabe diabético, necesita tener un buen control. La medicina preventiva es la más adecuada y la más barata”, dijo.

La doctora Marcela Vega, coordinadora de la Asociación Mexicana de Diabetes, recordó que es una enfermedad incurable, pero controlable. Y que los mexicanos, independientemente de la herencia genética propia, tienen predisposición a desarrollar diabetes.

Y es en la Ciudad de México donde mayor cantidad de diabéticos hay, por encima de la media nacional y de estados como Campeche, Nuevo León e Hidalgo.

Por ello, planteó siete conductas de autocuidado.

  1. Comer balanceado. Una dieta personalizada es un pilar fundamental porque evita que se eleve la glucosa con rapidez. 
  2. Mantenerse activo. Hay que ejercitarse 30 minutos diarios al menos e implementar un plan con alguna actividad atractiva para que no sea una tortura. 
  3. Automonitorearse diariamente para obtener promedios mensuales.
  4. Tomar medicamentos para el debido control de la glucosa.
  5. Resolver problemas, entre ellos conocer la manera adecuada de almacenamiento y transportación en caso de que haya que viajar.
  6. Prevenir complicaciones. De esta manera se evitan otras enfermedades crónicas en ojos, riñones y pies. 
  7. Afrontamiento saludable. El conocimiento permite al paciente tener un control adecuado sin afectar su calidad de vida ni de las personas con las que vive. 

“No hay que minimizar los pequeños síntomas y se deben considerar los factores de riesgo. Los pacientes que no son invidentes deben acercarse a los médicos expertos para establecer tratamientos”. 

Sala Uno, por el Día Mundial de la Diabetes, ofrecerá consultas médicas durante estas semanas a 200 pesos, en lugar de 350, y ayuda a prevenir daños en pacientes diabéticos.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.