Por Cristina Calvo

En medio de un recorte generalizado al apoyo mediante becas a deportistas, los atletas con síndrome de Down que representan a México en campeonatos mundiales están completamente excluídos de las becas que da la Comisión Nacional del Deporte (CONADE).

Esto se basa en el documento que obtuvo la la reportera Beatriz Pereyra llamado “Bases para otorgamiento de becas, estímulos, reconocimientos, premios y seguros de gastos médicos mayores y accidentes personales”, que entra en vigor este año en la CONADE, la cual encabeza la exvelocista Ana Gabriela Guevara. Además de la reducción generalizada a todos, Pereyra advirtió sobre la completa discriminación de los atletas con síndrome de Down.

Es una decisión incongruente con el Plan Nacional de Desarrollo escrito por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en un rubro denominado “Deporte para Todos” donde indica de manera textual: “Impulsar ligas deportivas interescolares e intermunicipales; apoyar el deporte de personas con discapacidad; fomentar semilleros de futuros atletas en escuelas y deportivos públicos”.

“Lo que yo detecté ahí es que están incluidos los atletas olímpicos, los paralímpicos, los de deportes no olímpicos, pero no están los atletas con síndrome de Down. Me parece una omisión grave porque se supone que este gobierno está incluyendo absolutamente a todos y que los chicos no estén los chicos con síndrome de Down, que están haciendo deporte en México, me parece muy grave”, señala Pereyra.

Atletas como María Bárbara Wetzel, gimnasta (reconocida este año como una de las 100 mujeres poderosas de la revista Forbes) y Dunia Camacho, nadadora con síndrome de Down, quien sumó 7 medallas de oro y dos de plata en el Campeonato Mundial de Natación que se llevó a cabo en Nueva Escocia, Canadá, en 2018, fueron unas de las atletas afectadas.

“Sobre la reducción de los estímulos me lo comentó el presidente de la Federación Mexicana de Deportistas Especiales (FEMEDE) como un proyecto que van aplicar a todos los atletas. A Dunia y sus compañeros con Down, quienes también son campeones mundiales, nunca les han dado becas con montos iguales a los atletas convencionales. Siempre ha habido desprecio a su trabajo y triunfos. Es más, han llegado a decir que su trabajo sólo es lúdico. Por ello yo siempre les he de decir que ¡mi Dunia no es un changuito maromero que está dando un espectáculo!”, dijo María Guadalupe Marenco, madre de la atleta a Yo También.

De acuerdo con María Guadalupe, desde la administración de Alfredo Castillo, los recursos se vieron afectados de manera considerable, por lo que los gastos de los deportistas tuvieron que ser cubiertos por sus padres.

“La administración de Castillo detuvo de manera brutal todo el avance que el movimiento de los atletas Down ya tenían en el reconocimiento de sus capacidades, inclusión y trato con equidad respecto de los atletas sin discapacidad. Quitó el financiamiento, lo redujo al reconocimiento de sólo 5 atletas seleccionados en campeonatos mundiales y no pagó nada, solo con reembolso siempre y  cuando trajeran medallas, les quitó el estímulo por medallas conseguidas”, dijo la madre de Dunia.

A Dunia le redujeron la beca a 2 mil pesos y después de muchas discusiones de la FEMEDE con los representantes de Castillo se la dejaron en 4 mil, para suspendérsela desde octubre del 2018.

LA CONADE, en un comunicado, aseguró que hay una reestructura por inconsistencia de deportistas no activos o que no cumplen con la normativa. Por primera vez desde 2011, la Cámara de Diputados autorizó un incremento del 25% a los recursos destinados al deporte y la cultura física: 2 mil 631 millones de pesos, de los cuales mil 718 mdp se asignaron a la Conade. Quinientos millones de pesos están destinados sólo a béisbol (350 millones a través de una oficina adjunta a la Presidencia especializada), marcha y box.

Mientras continua la polémica por la reducción generalizada, trascendió que una empleada de Conade, amiga de Ana Gabriela  Guevara, cobra una beca de 35 mil pesos como entrenadora de atletas de alto rendimiento.

“Luz María Chávez es su amiga y que ha trabajado con ella (Guevara) cuando estaba en el Instituto del Deporte del Distrito Federal. Tiene una beca de 35 mil porque ahí le gustó acomodarla. Me parece gravísimo que una persona que tiene labores de servidora pública esté cobrando eso como becaria cuando hay chicos que a los que les bajaron la beca o cuando no están los atletas con síndrome de Down. López Obrador ha dicho no a la corrupción, todo tiene que ser transparente, es una cachetada”, finaliza Beatriz Pereyra.