Por Álvaro Cueva*

Hay películas que deberían ser una obligación para todos los seres humanos como “Rising Phoenix” de Netflix.

Dígame, por favor, que usted también ya la vio y si no, le suplico que corra a verla. 

Le doy mi palabra de que en cuanto comience, no la va a poder soltar y de que al final no sólo se la habrá pasado increíble, su vida será completamente diferente.

¿Qué es “Rising Phoenix”? ¿De qué trata? ¿Para quién es? ¿Por qué tanto escándalo?

“Rising Phoenix” es un documental del siglo XXI. ¿A qué me refiero con esto?

A que sí, a que es un trabajo de creación cinematográfica que documenta la realidad, pero nada qué ver con los aburridísimos documentales de antes.

Esto tiene tanta fuerza o más que la más emocionante de las películas de acción. Es fresca, divertida. ¡Está viva!

En una primera lectura, porque así nos la vende Netflix, es la historia de los Juegos Paralímpicos.

Dicho así, la verdad, no dan ganas de verla. Se convierte en un asunto de nicho, en algo que no urge.

Pero la verdad es otra. “Rising Phoenix” es una película de superhéroes como “Wonder Woman”, “Spider-Man” o “Avengers: Endgame”.

¡Cómo que de superhéroes si estamos hablando de un documental! ¡Cómo que de superhéroes si los superhéroes no existen!

Bueno, pues le tengo noticias: los superhéroes sí existen. Cuando usted vea esta cinta lo comprobará.

Y no, no es una apreciación personal, una suerte de chantaje sentimental o un truco para llamar su atención.

Están ahí, en “Rising Phoenix”, en esas esculturas griegas que sólo se le hacen a los dioses, en esas secuencias de lucha, de fuerza y de velocidad que antes sólo se le montaban a personajes como Superman, Batman y Acquaman con los más sofisticados efectos especiales.

¡Y qué cree! Aquí no hay nada de efectos especiales. Todo es de verdad. Esas batallas épicas, esas manifestaciones monumentales de energía y esos desplazamientos tan vertiginosos son reales, son de personas con discapacidad.

Nunca antes habíamos visto algo así y era una experiencia que se necesitaba no sólo para cambiar percepciones, sino para entender lo que hay detrás de muchísimas personas.

“Rising Phoenix” cambia por completo la narrativa sobre el tema de la discapacidad y no hablo solamente de esto de los superhéroes, que es muy obvio. Hablo de la autenticidad del proyecto.

No sé si a usted le pase lo mismo, pero yo percibo mucho miedo cuando veo películas, series o programas de televisión con personas con discapacidad.

Siempre hay cosas que no se tocan, preguntas que no se hacen, situaciones que no se ponen sobre la mesa.

Aquí, no. Los primeros en hablar con pelos y señales de todo, de absolutamente todo, son las personas con discapacidad y el resultado es hermoso porque ahora sí tenemos la radiografía completa, porque ahora sí podemos entender, empatizar y convivir.

Y no, no se confunda. Éste no es un filme sólo para las personas con discapacidad, para sus familias y sus amigos. 

Es una película para todos. Usted se puede sentar a verla con una cerveza y una cubeta de palomitas y gozarla como goza del más esperado estreno de “James Bond” o de “Star Wars”.

Y la puede ver con su pareja, con sus hijos adolescentes o con sus niños chiquitos y gritar de emoción en los momentos cumbre.

Es la fusión perfecta de la diversión con la inclusión, el principio de algo muy grande, muy bueno.

¿Ahora entiende por qué le digo que ver esto debería ser una obligación?

“Rising Phoenix” es una pequeña gran enciclopedia de la discapacidad hoy.

Todos los temas están ahí: los históricos, los políticos, los económicos, los médicos, los sociales, los familiares, los mediáticos.

¡Qué trabajo tan inmenso de investigación! ¡Qué guión tan perfecto! ¡Qué fotografía tan exquisita! ¡Qué gran estreno! 

Luche por ver ya “Rising Phoenix” en Netflix. Le va a encantar. De veras que sí. 

*Álvaro Cueva es periodista y crítico de la televisión. Trabaja en radio, televisión y medios impresos. Encuéntralo en Twitter como @AlvaroCueva


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.