Fotografía por: Anaïs Paredes

Por Katia D’Artigues

Están casi fuera del Presupuesto y no hay una partida suficiente para este programa. Mes a mes sacan dinero de otros lados para mantener vivos estos Centros que quedaron olvidados dentro de la SEP

Los Centros de Atención a Estudiantes con Discapacidad (CAED) que atienden a 27 mil personas que cursan el bachillerato de forma abierta están en problemas y la Secretaría de Educación Pública lo sabe. 

Aunque suene increíble, al interior del propio gobierno se libra una batalla cada 30 días para juntar los recursos para mantener este modelo que demanda un presupuesto mensual de poco más de 10 millones de pesos. 

Según fuentes internas de la Secretaría, se saca el dinero de otras partidas presupuestales porque los CAED forman parte de un programa que no está “regularizado”. 

Por eso también se está trabajando por un lado con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que se formalice en el Presupuesto de Egresos 2020 una partida etiquetada suficiente para estos Centros, hoy en un ‘gris’ que los dejaría fuera de cualquier acceso a fondos. En paralelo también se está negociando lo mismo con los responsables de este tema dentro de la Cámara de Diputados.

Esta semana, la situación de los CAED —un aula de educación especializada dentro de escuelas regulares que atienden a personas con cualquier discapacidad y edad— cobró notoriedad por las quejas de alumnos, padres de familia y maestros al visibilizar los recortes de los que han sido víctimas. Han corrido, hasta ahora, a 59 maestras de ese servicio, a quienes llaman “asesoras”. El recorte está planteado para 108.

Estas quejas fueron planteadas por un reportero en la conferencia mañanera del martes 1 de octubre, del Presidente Andrés Manuel López Obrador. 

También surgieron cuando un par de diputados preguntaron sobre el tema en la comparecencia esta semana del Secretario de Educación, Esteban Moctezuma.

“No se va a dejar de apoyar ningún programa; y si tiene que ver con personas con discapacidad, es prioritario. Vamos a pedir informes sobre este programa en particular y estoy seguro que la Secretaría de Educación Pública lo va a mantener”, dijo López Obrador.

Moctezuma también se comprometió a revisar el presupuesto.

La situación es crítica, acepta el subsecretario de Educación Media Superior, Juan Pablo Arroyo Ortiz, con quien hablé. Pero le da gusto que el tema se ventile de manera pública porque eso ayuda a sus gestiones al interior del gobierno. 

Él quiere no sólo que se mantengan los CAED sino que se haga una reforma integral de ellos para mejorarlos.

Prioritario, pero sin recursos  

“A mi me cuesta mucho trabajo decirles: ‘fíjese que no hay dinero y no sé cuándo va a llegar’. Pedimos que los asesores esperen en lo que reacciona Hacienda”, comenta Juan Pablo Arroyo Ortiz, quien dice que actualmente solo tiene garantizado el presupuesto para la operación de los CAED del mes de octubre. Necesita 88 millones más para terminar este año.

La decisión del recorte se tomó para no tener que cerrarlos y también porque se detectó, asegura, que en algunas aulas había maestros de más para la población de estudiantes. 

No es el único programa que atiende población en situación de vulnerabilidad, comenta. En idéntica situación de falta de presupuesto están Prepa en Línea (sin recursos garantizados para este mes y emplean a 3 mil 600 facilitadores) y el Telebachillerato Comunitario. 

“Yo he conseguido mes a mes recursos de otras partidas. Tengo que estar tomando medidas de emergencia para mantener el servicio donde tenemos población y asesores trabajando. El equipamiento que tenemos es totalmente insuficiente, requiero una reinversión grande como en equipos de cómputo con el programa auditivo Jaws, no tengo material braille en muchos casos. Los padres hacen esfuerzos y ellos los adquieren pero sí tenemos dificultades. Me da gusto que se lo hayan preguntado al presidente, ese día a las ocho de la mañana ya me estaban pidiendo informes y las tarjetas ya estaban listas”, dice Arroyo Ortiz.

El subsecretario asegura que sí pidió presupuesto para los CAED pero la SHCP no se lo dió. 

El viernes que acompañó a Moctezuma a la Cámara de Diputados, habló con la presidenta de la comisión de Educación, Adela Piña, quien le solicitó que discutieran este tema la próxima semana.

“En el Presupuesto no tiene recursos (para 2020) ya lo reporté yo en la Comisión de Educación,  ya lo platiqué con la subsecretaria de Egresos de Hacienda. No sabe, yo he estado dando ‘tarjetazos’. El secretario Moctezuma apoya, no podemos pensar en cerrar”, dice el funcionario.

“Ojalá ahora que me citen (en la Cámara de Diputados, se arregle el tema). Yo lo voy a fundamentar con muchas ganas para que se reconozca como una necesidad importantísima de la Nueva Escuela mexicana que debe ser inclusiva”.

“Hay que revisar y replantear el programa”

Aunque la lucha inmediata es por mantener el programa y no cerrar, Arroyo Ortiz también habla de la necesidad de revisar a los CAED y hacer cambios. 

Lograr que algunos estudiantes estén algún tiempo en aulas regulares, tener un ratio de atención de 4 a 5 estudiantes por maestro para brindar apoyos personalizados y dar mejores sueldos a los maestros o “asesores” de CAED (quienes no tienen base ni prestaciones) serían cosas a revisar.

Anaïs Paredes Síncel es asesora del CAED que está en el CBTIS 43 de Los Mochis, Sinaloa desde hace 4 años. En su aula atiende a 60 alumnos y eran, hasta hace unos días, 5 maestras especializadas o “asesoras”. Corrieron a una y la operación del día a día está comprometida por la carga laboral. Ella asegura que conoce CAEDs con 200 alumnos y 3 maestras. 

Paredes Síncel, psicóloga de profesión, también se queja de la falta constante de pagos. 

“El año pasado tuvimos acercamiento con el gobierno anterior. Se nos prometió darnos una base, no como maestros, sino como profesionales. No tenemos prestaciones, seguros, nada, sólo el salario mensual. Hay maestros con discapacidad que ocupan terapia y medicamentos.

“Pedimos que no nos recorten y la certeza de recibir el pago en tiempo y forma. Es un trabajo que hacemos con mucho amor, con mucho gusto, pero igual luego pasan 4 meses sin recibir pago y tenemos que poner dinero de nuestra bolsa para material”.

Arroyo acepta que hay que revisar el tema de los pagos. Como el programa nunca se ha regularizado, habría que crear un servicio especial en la dirección general de bachillerato para contratar a los “asesores” no como docentes regulares, sino con una categoría especial de acuerdo a sus capacidades y conocimientos. 

“El servicio de CAED hay que revisarlo y replantearlo. También hay casos que deberían estar en aulas regulares. A veces, por comodidad de padres o profesores, los mandan ahí pero por ejemplo personas con problemas de movilidad deben estar en aulas regulares, también algunos niños o niñas con síndrome de Down que tienen condición de relaciones sociales para participar y el profesor debe darles atención dentro del aula regular. Un tiempo en el aula regular y otro tiempo en la aula CAED para que no los aislen, excluyan. Eso es una barbaridad. Cuando no tengan ningún problema que amerite atención especial deben estar en aulas regulares”.

El reto, acepta Arroyo, es que la educación debe ser personalizada en muchos casos. “No puede haber un salón de 20 alumnos con tres asesores”, dice. Y sin embargo los hay.

Los CAED en cifras

Cuenta con 291 centros en el país.
Atienden a 27,834 estudiantes.
8,500 estudiantes “activos” (que acreditaron al menos una asignatura o módulo del plan de estudios del año anterior).
El resto son estudiantes que van a asesorías de tres a cinco veces por semana, pero no logran acreditar exámenes.
1,182 asesores de CAED.

Gráfica tipo de discapacidad que atiende CAED
Discapacidad intelectual 46%
Discapacidad motriz 17%
Discapacidad auditiva 14%
Discapacidad visual 10%
Otro tipo de discapacidad 13%

Fuente: Subsecretaría de Educación Media Superior

Este es el presupuesto que necesitan los CAED

98 millones de pesos para terminar el 2019 
Presupuesto propuesto por Hacienda para 2020: 33,016,265 
Presupuesto que se necesita para 2020:  670,369,761.10
376,276,527 para operación y sueldos de asesores
239,278,234.63 para equipamiento de tecnología
Hay un déficit de 637,353,496.10


Fuente: Subsecretaría de Educación Media Superior