Por  Duilio Rodríguez*

Durante la vejez es normal la pérdida de capacidades que permitan a las personas valerse por sí mismas, aunque la calidad de vida en adultos mayores depende de muchos factores, también es cierto que se acentúan problemas de salud relacionados con enfermedades preexistentes o asociadas al desgaste natural propio de la edad.

Muchos problemas de salud en adultos mayores se manifiestan con la disminución auditiva o de visión, también en el deterioro de la capacidad cognitiva o en la limitación de movilidad física que les permita valerse por sí mismos. 

La población de adultos mayores (60 años o más) documentada en 2018 en México era de 15 millones de personas; de la cuales 1 millón 700 mil viven solas y 7 de cada 10 tienen algún tipo de limitación física o presentan alguna discapacidad, siendo las de movilidad las de mayor incidencia según datos del INEGI.

En términos generales, el nivel socioeconómico juega un papel importante en la calidad y cantidad de los servicios que ofrecen las casas hogar y asilos para ancianos en México.  

Arturo Monreal  es director y fundador de los asilos Ángeles de Ayuda. En las casas de asistencia que administra junto con su hijo Diego, las cuotas fluctúan entre 14 y 20 mil pesos. “Nuestro  modelo (de asilos) es privado sin fines de lucro y se sostiene de las cuotas que pagan los residentes o los familiares de los residentes, existen otro tipo de asilos que reciben a personas en condición de calle y que obtienen recursos de otra forma, no es nuestro caso ” asegura Arturo.

Lo vimos primero en Europa y Estados Unidos: las instituciones para ancianos se convirtieron en un foco de alto contagio de COVID-19. Y luego, con el aumento de la epidemia en nuestro país aparecieron historias tristemente similares en Nuevo León, en Mexicali, Tabasco y la Ciudad de México. 

Con los antecedentes de los casos en asilos en Europa, Arturo Monreal decidió tomar a tiempo medidas de aislamiento y desde que inició la pandemia están sus instituciones en cuarentena sin que los trabajadores puedan salir ni los familiares puedan visitar a sus parientes.

Una mujer en silla de ruedas frente a un hombre saludando de mano a otra mujer.

Asilo Ángeles de ayuda en la Ciudad de México. Foto: ©Duilio Rodríguez

Mientras que la mayoría de estancias reciben dinero de donaciones particulares, otras se sostienen por cuotas de usuarios o familiares; gobierno, empresas, agrupaciones religiosas, colectas o rifas, productos elaborados por usuarios, organismos internacionales y fideicomisos.

Distinto a los asilos que administra Arturo Monreal, el asilo Casa Madre Teresa que dirige Iván García  subsiste gracias a las donaciones de la gente o al apoyo en especie de empresas que desean ayudar. El personal que labora ahí, incluido su director Iván, prestan sus servicios con la finalidad de ofrecer un lugar donde vivir a adultos mayores en condición de calle o que sufren algún tipo de discapacidad. 

Una mujer en silla de ruedas sonriendo a la cámara

Desde el inicio de la emergencia sanitaria provocada por el virus Sars-Cov2, el asilo Madre Teresa recibe menos donaciones para comprar alimentos y medicinas que les permitan atender a los residentes. Foto: ©Duilio Rodríguez

Existen 1,020 centros de asistencia social para adultos mayores distribuidos en toda la República Mexicana pero solo algunos cuentan con instalaciones equipadas para personas con alguna discapacidad. 

Según las cifras del Censo de Asistencia de Alojamiento Social (CAAS) 31.9% tiene servicio sanitario con adaptaciones para personas con discapacidad; el 28.9% regaderas con adaptaciones y el 45.9 rampas para silla de ruedas.

Un cuarto con 3 camas mientras una mujer barre junto a ellas

El dormitorio del asilo Casa Madre Teresa  tiene espacio para 50 personas, actualmente alberga a 24 personas. Foto: ©Duilio Rodríguez.

Una mesa con 6 personas en silla de ruedas al rededor comiendo.

Asilo para adultos mayores Madre Teresa. Foto: ©Duilio Rodríguez

Los albergues para personas mayores generalmente no cuentan con médicos o enfermeras que atienden las 24 horas del día las necesidades de sus residentes. 

Un profesional especializado en geriatría o enfermeros con estudios académicos son mucho más costosos que solo el personal capacitado en la práctica diaria.

En el año 2050 habrá, en todo el mundo, alrededor de 395 millones de personas mayores de 80 años y a mayor parte de esta población  requerirá de algún tipo de asistencia pública o privada, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 


*Twitter: @duiliorodriguez https://twitter.com/duiliorodriguez?lang=es

Instagram: @uiliorodriguez https://www.instagram.com/duiliorodriguez/?hl=es-la


Notas relacionadas en Pie de Página: 
piedepagina.mx/encuentros-lejanos-en-los-asilos
piedepagina.mx/sin-insumos-ni-dinero-asilos-en-cuarentena


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.