Por Katia D’Artigues

Un niño entrañable, Nicolás, no tiene miedo gracias a los disfraces que le hizo su mamá que ya no está. Él vive y disfruta la vida aquí y ahora. Cuando se va a vivir a casa de sus abuelos,  comparte habitación con su primo, David, quien es mayor, tiene pesadillas y en un principio no le hace ninguna gracia su presencia para compartir invitación o ir a la misma escuela con él. 

Será Nicolás, un niño con síndrome de Down, el que apoye a su primo a luchar en un mundo de fantasía al que se accede a través de un mágico baúl contra las pesadillas que todos tenemos. Gracias a esos disfraces que él usa -y que en realidad todos usamos- aprenderán a enfrentar los miedos.

De eso va en resumen la nueva película animada que se estrena hoy de Fotosíntesis Films, basada en el cuento “Pablo y el baúl”, de Jaime Mijares, y dirigida por Eduardo Rivero Cruz y producida por Miguel Uriegas.

Además de ser una película con un protagonista con discapacidad intelectual  (aunque de manera notable la frase “síndrome de Down” no se menciona en toda la película), también contó con la voz de un niño de 10 años con la misma condición que le dio voz al propio protagonista: Francisco Fernández.

“Lo que nos impide ser incluyentes son los disfraces, nuestros prejuicios que no nos dejan ver a las personas como realmente son. Las pesadillas son cosas que creemos que nos van a hacer daño y les damos más importancia. Quisiéramos que este personaje llegue a la gente y que transmita el mensaje de que las pesadillas son atacadas con los disfraces del respeto y el amor”, dice Uriegas.

¿Cómo doblar una película animada con un niño con trisomía 21?

Llegaron a Francisco a través de Special Olympics, una organización deportiva mundial que se dedica a promover la integración a la sociedad de personas con discapacidad intelectual a través del deporte.  En cuanto lo conocieron, y hablaron con su familia, dice Miguel Uriegas, les quedó claro que querían que él hiciera la voz de Nicolás, pero también enfrentaron sus propios miedos y prejuicios: ¿cómo le iban a hacer?

La respuesta fue a través de apoyos. Francisco tuvo una terapeuta de lenguaje que le ayudó a preparar sus líneas y también ayudó que la directora de diálogos, Gabriela Cárdenas, tiene formación de psicología infantil. 

“Al contar una historia siempre tienes el plan inicial de contar con actores de doblaje, pero el sumar a Fran al proyecto le iba a dar verosimilitud”, cuenta Rivero Cruz. “Al principio sí le costó trabajo, pero al pasar los días mejoró todo, la dicción, teníamos que decidir cuál de sus líneas era mejor. Fue un gran aprendizaje pasar del prejuicio y nerviosismo de que no podía lograrlo a descubrir que era de los mejores. Se volvió una historia más honesta para el público que la vea y que le podamos hacer llegar un poco de nuestra experiencia”.

De hecho la película, al terminar, tiene un largo Detrás de las Cámaras donde se ve cómo Fran se divirtió al doblar la película. También cuenta con una canción original de Paty Cantú, que compuso ex profeso para la película, y en la que se basó en el cariño que le tuvo a un sobrino suyo. Habla de la inclusión. Cantú también da voz a otro de los personajes. 

Películas con causa y que apoyan a organizaciones de la sociedad civil

Fotosíntesis ha hecho ya otras películas animadas como “El Ángel en el Reloj” que abordó el tema del cáncer infantil y “La increíble historia del niño de piedra” que tiene como mensaje cómo disfrutar la vida. Su modelo de negocios, explica Uriegas, está hecho para apoyar a las asociaciones de la sociedad civil y también poderse mantener del trabajo que hacen.

“Fotosíntesis media nace para generar conciencia y mover a la acción, no creemos en vender lágrimas por donaciones. Queremos contar historias esperanzadoras, alegres y también apoyar a las organizaciones de la sociedad civil de México y el mundo para sensibilizar a personas sobre temas de causas específicas”, cuenta Uriegas.

Sigue: “Estas organizaciones siempre necesitan ayuda y bueno, a veces apoyábamos a hacer su corto, un comercial para ayudarles a promover sus esfuerzos, la cosa es que siempre era probono (gratis) y no tienes toda la vida y el tiempo para hacerlo.

“Con este modelo de negocio de iniciativa social, ayuda a los comunicólogos y cineastas a vivir de esto y también sirve como herramienta de comunicación. Nosotros podemos pagar la renta, hacer lo que más nos gusta y que sea gratificante”.
Un modelo, pues, de ganar-ganar.  Las ganancias de la cinta serán donadas en 50% a Special Olympics Mexico. 

¿Y dónde podemos verla?

“Un disfraz para Nicolás” empezará su exhibición en autocinemas.  En la ciudad de Cuernavaca, será en el autocinema Pimienta, y en Xalapa, Veracruz, en el Cinema 21.  Para la capital mexicana se tienen dos opciones: en Santa Fe y en el de la Arena Ciudad de México. Además, ahora que se reanudan al 30% las actividades en las salas de cines, la empresa está en negociación con las grandes cadenas para que incluyan el filme en su cartelera.

Ve aquí el trailer de la película


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.