Editorial

Debo (derechos) no niego; pago, no tengo.

En medio de la crisis sanitaria, la crisis económica que ya está y que viene más fuerte, más la caída en los precios del petróleo, el panorama es desolador para los derechos a la educación de todas las personas en el país, pero quizá más para las personas con discapacidad.

Esta semana, una nota publicada en El Universal levantó la alarma: “Decreto dejaría sin escuela a un millón de jóvenes con discapacidad”. 

La nota advierte que, al desaparecer los 22  fideicomisos “sin estructura” por el decreto presidencial del pasado 2 de abril, el Fideicomiso para el Bachillerato General en sus modalidades no escolarizada y mixta podría tener esta suerte. Con un presupuesto de 144.9 millones de pesos, de ahí se atienden a 344 mil 936 jóvenes y 621 mil 628 jóvenes en educación especial. Y citaba en especial a los Centros de Atención a Estudiantes (CAED) con discapacidad, que son la única opción pública para la atención especializada de alumnos con discapacidad en educación media superior. 

Desolador, pero también muy raro. 

Lo cierto es que hay dos tipos de CAED, o más bien con diferentes formas de financiarlos. No es la primera vez que amenazan con desaparecerlos. La última fue en octubre pasado. 

Están los CAED que rentan instalaciones y que dependen de la Dirección General de Bachillerato los que están en el escenario de desaparición.

Hay otros CAED que están dentro de escuelas regulares de Educación Técnica Superior: esta rama tiene 27 mil alumnos en 291 centros del país. No tienen presupuesto asignado y el subsecretario de educación media superior, Juan Pablo Arroyo, aceptó en una entrevista en octubre que sacan recursos de otros programas para mantenerlos mes con mes. Está en esta nota: Los CAED prioritarios… pero sin presupuesto. 

En ambos casos, es un modelo de atención personalizada donde los maestros no están contratados, se les llama asesores. Con trabajo y compromiso son capaces de hacer ajustes al currículo para que sus alumnos aprendan. 

Una fuente del segundo tipo de CAED me dice que son dos grupos nacionales de maestros diferenciados. Que a ellos incluso les han regularizado el pago. No tienen, como los demás, personas que empaqueten exámenes, atiendan inscripción o incluso hagan la limpieza. Todo lo hacen ellos mismos. Incluso están tomando un curso “autoinstructivo”, es decir, se están enseñando a ellos mismos.

El año pasado cuando los CAED corrían el riesgo de desaparecer por falta en el presupuesto 2019-2020, en Los Mochis, Sinaloa, durante una gira presidencial, un joven estudiante de CAED, Miguel, con discapacidad intelectual llegó hasta la camioneta del presidente Andrés Manuel López Obrador. Le pidió que, por favor, no desapareciera su escuela. “No se les va a quitar, mi amor”, le dijo mientras le acariciaba la cabeza. En Yo También publicamos, también en octubre, ese video que pueden ver en esta nota.

¿Acaban ahí las malas noticias? No. Ante el recorte anunciado a toda la administración pública federal de 75% de sus gastos, hay muchos más programas que estarían en la tablita, por así decirlo. Es paradójico e inaudito que desde el año pasado tengamos un nuevo Artículo 3o., que garantiza la inclusión educativa y que pase esto. 

Apenas comienza el periodo del año donde los presupuestos empiezan a hablarse con la Secretaría de Hacienda. Pero van mal, por lo que sé. Creo que desde ahora no estaría de más comenzar a levantar la voz y decir que no es una opción un recorte a Educación, uno de los primeros derechos sociales. Ni a Salud. Ni a Seguridad. Sería algo casi criminal.

Katia D’Artigues

Dibujo de cara de Katia D'Artigues mirando de frente.

Notas 

1. ¿Cómo sería el regreso a clases de alumnos con discapacidad?

La SEP plantea que para que el alumnado con discapacidad regrese a clases se necesita hacer un plan específico para cada niño, niña, adolescente o bien docentes o personal administrativo con discapacidad. 

Lee aquí la nota

2. México abandona los hospitales psiquiátricos ante el COVID-19

La asociación Documenta presentó un semáforo donde se evidencia el abandono institucional y la falta de datos con respecto a la población que vive en hospitales psiquiátricos en la emergencia sanitaria. El Mecanismo contra la Tortura de la CNDH ya prepara un Informe Especial basado en reportes periodísticos. 

Lee la nota aquí

3. Asilos del país, en el limbo ante brotes del virus

De preocupación especial es la publicación de El Universal: hay 819 asilos públicos y privados para personas mayores pero sólo 1.2% están bajo el control sanitario del gobierno federal. Todos deben regirse por una Norma Oficial Mexicana, la 031, que no contempla un espacio de aislamiento para personas enfermas durante una emergencia sanitaria. El DIF reporta que no tiene facultades jurídicas para supervisar los sitios a cargo de los sistemas estatales, ¿le suena?

Aquí la nota

4. ¿Qué extraño de mis alumnos  y mis pacientes? 

Entrevistamos a 25 profesores y terapeutas de tres instituciones que atienden la discapacidad, quienes nos contaron lo que más echan de menos de sus alumnos y alumnas, y lo más difícil de dar clases en línea. También nos compartieron las soluciones que idearon y que podrían ayudar a otros en la misma situación.

Aquí sus testimonios

5. La discapacidad intelectual y su fatal relación con COVID-19

Una investigación realizada en Estados Unidos reveló que la letalidad del virus se duplica en aquellas personas con discapacidad intelectual, parálisis cerebral o síndrome de Down. Condiciones de salud previas y falta de presupuesto a su atención en la pandemia son la respuesta de esta terrible estadística.

Lee la nota aquí


Te recomendamos ver 

Los ancianos olvidan… y los olvidan de Duilio Rodríguez de Pie de página


Breves


El dato de discapacidad

200 mil 

nuevos beneficiarios se sumarían al programa de Pensión para el Bienestar de Personas con Discapacidad en los próximos 6 meses. La meta es cerrar 2020 con la meta de 1 millón de becas.

Fuente: Conferencia de Palacio Nacional 7/6/20
de Ariadna Montiel Reyes, Secretaría de Bienestar


Te va a servir

¿Cuánto vive el virus en cada superficie?

Dibujo de una pareja dentro de una casa rodeada por el virus covid 19

Los virus como el COVID-19 sobreviven por varias horas, e incluso, días en superficies lisas. Te decimos cuánto viven aproximadamente en los materiales.

Checa la infografía aquí


Opinión

“Nueva normalidad”: ¿Cómo hacer realidad el derecho a la salud?

David Boone de la Garza 

Abogado y consultor en derechos humanos

En el papel -en la Constitución y todas las leyes- se garantiza el derecho a la salud de todas las personas. Pero, ¿qué pasa cuando esto no ocurre? ¿qué reflexiones son las pertinentes para hacer ahora que se trata de construir una “nueva normalidad” para que no sea excluyente como lo era? 

Lee su columna aquí


Cómo cuidarme del COVID-19. Guía de lectura fácil

Nos llena de gusto compartir nuestra primera guía para informar y apoyar a las personas con discapacidad durante esta pandemia. Esta entrega está pensada en las necesidades y derechos de las personas con discapacidad intelectual.

Descarga aquí


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.