Editorial

Los olvidados de los olvidados

Se confirmó una cruel realidad: hay un brote de COVID-19 en un hospital psiquiátrico. Es uno de los más grandes de México: el Dr. Samuel Ramírez Moreno. Desde hace por lo menos tres semanas, gracias a la alerta que emitió Documenta (organización que ganó, incluso, un amparo para saber la situación de los 46 hospitales psiquiátricos del país) en Yo También habíamos estado al pendiente.

Pero este pasado viernes por la noche, pude hablar con un par de personas trabajadoras que confirmaron las sospechas. Con mucho temor a represalias, y también a estar contagiadas por la falta de insumos para su protección, se animaron a levantar la voz y me confiaron sus testimonios. Lo hicieron, sobre todo por cariño a sus pacientes. Al día siguiente hablé con una tercera persona. 

La historia que escribí el fin de semana —y que publicó el diario El País al considerarlo una buena y dolorosa historia— hace que hierva la sangre. Es la expresión de la negligencia hecha funcionarios de salud. Desde por lo menos el 8 de mayo tenían indicios de que tres pacientes de un ala de larga estancia, la 1A, donde viven personas con discapacidad psicosocial e intelectual abandonados por sus familias hace décadas. Pero se descuidó, no se le dio importancia y creció.

Hasta el último reporte que tengo hay ya cuatro personas que fallecieron: 3 personas de enfermería muertas y un paciente. Hay otros 6 casos de enfermería más confirmados y un médico. Hay 11 casos positivos de pacientes, siete ya fueron trasladados a dos diferentes hospitales.

De los 25 habitantes del Ala 1A ya solo quedan nueve, hasta ahora, sin síntomas. El suministro de cubrebocas, batas, equipos de protección personal, pende de un hilo —según las autoridades— y no se ha garantizado según el personal. 

Preocupa mucho lo que sucede en este hospital, pero también queremos saber lo que pasa en los otros 44 más. Esta semana supimos de otro brote en el Villa Ocaranza, de Hidalgo. 

Sabemos, por experiencias internacionales que lugares residenciales con población vulnerable como asilos para personas mayores, centros de detención de migrantes, centros penitenciarios, orfanatos y hospitales psiquiátricos deben ser monitoreados muy de cerca porque ahí la COVID (sí, ‘la’ porque es una enfermedad provocada por el virus Sars-Cov-2) se puede propagar de manera muy rápida por cuestiones de hacinamiento, falta de higiene, imposibilidad de mantener sana distancia. Nos urge información ya. Toda vida es valiosa.

Lo que sí sabemos es que personas que trabajan el hospital Samuel Ramírez Moreno han recibido amenazas por el chat que abrió el sindicato; pese a las promesas de la Secretaría de Salud de que habría insumos, no ha sido así y personal incluso está pensando en hacer un paro sobre la autopista México-Puebla al que dijo que se sumaría…. ¡el director del hospital, César Bañuelos Arzac! Sí, el mismo que fue el primero en desestimar tomar medidas de aislamiento cuando se supo que tres pacientes comenzaron a mostrar síntomas.

Desde aquí mi agradecimiento por su valentía a Inés, Josefina y Claudia (no son sus nombres reales, por protección) por haber levantado la voz. Mi reconocimiento a su valor para denunciar y su cariño a los pacientes con los que trabajan. Las abrazo con cariño. 

Esta semana también presentamos nuestro Anuario: un resumen de mayo a mayo de lo que hemos hecho en Yo También en este, nuestro primer aniversario. Estamos contentas con lo logrado y queremos compartirlo con ustedes y agradecerles a muchas, muchas personas su apoyo y colaboración. También les recordamos que ya estamos en la ruta final de recopilación de cuestionarios sobre cómo están viviendo las personas con discapacidad la pandemia. El cuestionario está aquí y te toma solo 10 minutos contestarlo. Agradecemos que la semana que entra se unirá al esfuerzo de difusión —vía sus chats de Whatsapp a familias— el Teletón y el apoyo que hemos tenido de muchas organizaciones y redes, como CONFE y la Red Nayarita de Personas con Discapacidad.

Katia D’Artigues 

Dibujo de cara de Katia D'Artigues mirando de frente.

Notas 

1. Los olvidados del hospital psiquiátrico Samuel Ramírez Moreno 

En el Hospital Psiquiátrico Dr. Samuel Ramírez Moreno ya fallecieron tres enfermeros y un paciente, además de sumar otras 17 personas contagiadas y otros con síntomas, pero aún sin pruebas. Los pacientes no saben qué pasa afuera de su confinamiento y no entienden por qué cuidarse. Fueron abandonados por sus familias. El personal de salud carece de equipos y protocolos mientras las autoridades aún revisan datos. Una nota de Yo También que publicó el diario El País. Tras la denuncia periodística, personal médico ha recibido amenazas de parte del encargado del sindicato, Marcos Silva, acusando a nuestras fuentes de “traidores” y de “patear el lugar donde comen”. Planean un paro sobre la autopista México-Puebla.

Lee el reportaje aquí

Y la nota sobre las amenazas aquí

2. ¿Qué hemos hecho en un año de Yo También?

Aunque un poco tarde por todo el trabajo que hemos tenido con la pandemia, al fin está listo nuestro Anuario: un resumen de lo que hemos logrado de mayo de 2019 cuando nacimos a hoy, el último boletín de mayo. Desde las notas que destapamos y las acciones que emprendimos, hasta nuestro top 5 de notas más leídas, los números que hemos logrado en redes sociales y un agradecimiento a muchas, muchas personas que han apoyado la iniciativa de este sitio de información 100% accesible de información sobre discapacidad, inclusión y accesibilidad.

Checa nuestro anuario

3. Vivir la pandemia con una discapacidad: un entrañable conversatorio

Esta semana, Yo También colaboró junto con Sipinna, el Sistema Nacional de protección para niñas, niños y adolescentes, para hacer un conversatorio en línea sobre cómo están viviendo las personas con discapacidad la pandemia. Los participantes fueron Jorge Font, atleta con discapacidad y filósofo de la Fundación Teletón; Juventino Jiménez, maestro y activista ciego; Katia D’Artigues, de parte de Yo También y moderó Bárbara Anderson. Por supuesto que tiene un recuadro con intérpretes en lengua de señas mexicana.

Los invitamos a verlo aquí

4. NatGeo apuesta a la inclusión de niños con autismo en su contenido infantil

“Pablo” es la historia de un niño de cinco años con Trastorno de Espectro Autista (TEA), que expresa todo dibujando. Este proyecto de Sandra Milena Grisales, especialista en programas terapéuticos para menores con este desorden, destaca la importancia de que existan estos tipos de series, para mostrar cómo ve la vida esta población y promover la inclusión.

Lee más aquí

5. ¿Qué se hace para cuidar a las personas con discapacidad y otros grupos vulnerables ante el COVID?

A pesar de la emisión de la ‘Guía de la protección de salud para las pcd’ que presentó la Secretaría de Salud, existen algunos rubros que se han dejado a un lado para esta población, como los son sus terapias físicas en centros médicos y que no se pueden llevar a cabo debido a la contingencia. Esta cápsula nos da una visión de cómo las personas con discapacidad viven una doble vulnerabilidad. 

A partir del 1:25. 


Breves


El dato de discapacidad

?

No se sabe cuántas personas con discapacidad psicosocial
viven en hospitales psiquiátricos.

Fuente: Documenta, análisis y acción para la Justicia Social, AC.

DDD


Te va a servir

¿Cómo usar correctamente el tapabocas?

Dibujo de una mujer usando un cubre bocas, tiene sus manos frente a su rostro justo frente al cubre bocas, tiene los ojos cerrados y la cabeza inclinada hacia el frente

El cubrebocas o tapabocas será auxiliar para la sociedad en el regreso a la nueva normalidad y más en los espacios cerrados como el transporte, así lo definió esta semana el ​​​​​​​subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell. Este es un listado de buenas prácticas para su uso.

Checa la infografía


Opinión

La inclusión educativa en zonas rurales e indígenas, un pendiente sin resolver

Fotografía de Victor Santos donde alcanzamos a verlo parado con su brazo izquierdo junto a su cuerpo y con su mano derecha sostiene su bastón mientras mantiene su brazo derecho pegado a su cuerpo, tiene la cara viendo directo a la camara y tiene una pequeña sonrisa en el rostro

Víctor Santos Catalán
Maestro en Desarrollo Educativo e integrante de Educación Especial Hoy

“Lo que ellos necesitan es…, lo que ellos desean es…, el reclamo de ellos es…” se suele decir en contextos citadinos sin comprender lo que pasa en zonas indígenas y rurales donde, si bien les va, hay una escuela, donde maestros multigrados hacen lo que pueden para atender a sus alumnos con discapacidad. Una realidad que es necesario ver.

Lee su opinión acá


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.