Ilustración cortesía de Dadu Shin

Uno de los cargos más sensibles para la defensa de los derechos de todos los mexicanos tiene muchos, muchos candidatos pero pocas, muy pocas propuestas relacionadas con una de las minorías más vulnerables y vulneradas como es la de las pcd 

Por Katia D’Artigues

Poco presente está el tema de la discapacidad en todo el proceso -que aún continúa- para seleccionar a un nuevo titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. 

Si las menciones fueron contadas y pocas, lo que sí hubo, por el contrario, fue el uso de lenguaje discriminatorio por parte de uno de los candidatos: Michael Chamberlin, quien usó la palabra “autista” para calificar el actual desempeño de la Comisión que busca dirigir.  

El miércoles por la tarde se dieron dos votaciones en el Senado para elegir a la persona titular. Sin embargo, ninguna de las propuestas de la terna que se acordó a regañadientes en comisiones (Rosario Piedra Ibarra, Jesús Orozco Henríquez y Arturo Peimbert Calvo) alcanzó las dos terceras partes de la votación necesaria. Se volverá a discutir el martes y, si no hay mayoría calificada otra vez, se hará otra terna. 

Pero, ¿cuáles son las propuestas para garantizar los derechos humanos de las personas con discapacidad de estos cincuenta y siete candidatos?

La discapacidad invisibilizada

  • José de Jesús Orozco Henríquez menciona en su plan de trabajo la discapacidad una sola vez. Es cuando destaca que el goce de derechos humanos tiene un impacto desproporcionado en ciertos grupos que incluye mujeres, migrantes, niñas y niños, personas afromexicanas, adultas mayores, con discapacidad, LGBTTTI, privadas de libertad y, en general, las y los pobres.
  • Arturo Peimbert no menciona la palabra discapacidad en todo su plan de trabajo. Aunque en su cuenta de Twitter sí puso una publicación al respecto: “Las personas con discapacidad requieren que autoridades y sociedad actuemos en conjunto para su inclusión efectiva. Me comprometo a continuar trabajando en defensa de sus derechos humanos”. 
  • Rosario Piedra Ibarra tampoco menciona nada con respecto a discapacidad en su programa de trabajo. 

Dos candidatos con discapacidad, una mención y un comentario discriminatorio

De los 57 candidatos y candidatas sólo dos tienen alguna discapacidad: Juan Armando Ruiz Hernández, quien tiene discapacidad motriz y Abraham Daniel Manríquez Santiago, también con una lesión motriz y hermano de una persona con discapacidad múltiple. Fue el único, que detectamos, que habló del tema en su exposición (aunque otros lo incluyeron en su propuesta escrita).

A Carlos Pérez Vásquez, otro de los candidatos, le hicieron una pregunta expresa del mecanismo del seguimiento de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad. “Está subutilizado (el mecanismo). Para mi los derechos de las personas con discapacidad son derechos que me resultan muy entrañables por el principio de que, eventualmente, todas y todos vamos a ser personas con discapacidad. Podemos hablar de que hay un gran rezago en materia de ajustes razonables, física o materialmente, pero hace falta el trato humano que es el hilo conductor con otros temas de derechos humanos”, respondió.

Pero quien se voló la barda fue Michael Chamberlin. En una entrevista con El Universal, al criticar la actual gestión de la CNDH, utilizó la palabra “autista” como una descalificación. 

“¿Ha sido omisa la CNDH?”, le preguntó el reportero.

Chamberlin contestó: “Sí, y tardada, e incluso autista: en lugar de colaborar con especialistas o con gente que ha documentado los casos que documentan ellos, tiene una lógica de competencia”. Leí la entrevista y me indignó el uso de la palabra autista como adjetivo despectivo. Puse este tuit y la declaración completa.

Imagen de tuiter donde Katia De Artigues comenta: De cuando un candidato a la CNDH utiliza "autista" como crítica. No puede ser, Chamberlin. 
Siguiente comentario en tuiter de Katia: Y aquí la declaración completa a la pregunta. 
¿Ha sido omisa la CDNH?
Respuesta de Chamberlin: Sí, y tardada, e incluso autista: en lugar de colaborar con especialistas o con gente que ha documentado los casos que documentan ellos, tiene una lógica de competencia.


Me da gusto ver que, al cierre de esta edición, hay 57 comentarios, 204 retweets y 386 likes y que la mayoría de las interacciones critican al candidato por este uso discriminatorio del lenguaje que el mismo Chamberlin reconoció horas después al ofrecer una disculpa y luego reiteró arrobando a senadores y senadoras.

Imagen de tuitter donde Michel w Chamberlin comenta: Tienes razón Katia. En ningún sentido cabe el uso del término. La defensa y protección de los derechos humanos inicia con el uso correcto del lenguaje. Reconozco tu importante labor por la inclusión y agradezco tu comentario. Ofrezco una sincera disculpa.

imagen de tuiter donde Michel w Chamberlin comenta: Quiero reiterarr y amplificar la disculpa ofrecida ayer por medio de Katia. Acepto mi error y me hago cargo de que no vuelva a ocurrir.