Por Katia D’Artigues 

¿Qué se puede hacer para comenzar a hacer un México más accesible desde lo físico? Roman Meyer Falcón es el titular de la SEDATU, la secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, la institución que tiene en su poder regular el tema. Y se lo preguntamos. 

Desde 2014, en las primeras recomendaciones que el Comité de Discapacidad de la ONU envió al país, estaba la creación de un Plan Nacional de Accesibilidad. Aunque en su momento hubieron un par de reuniones con la entonces titular, Rosario Robles, poco se avanzó en el tema. Hace algunos meses, al presentar el Informe sobre Accesibilidad, la Comisión Nacional de Derechos Humanos también reiteró la recomendación y su necesidad.

La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad tiene un mecanismo de seguimiento. La recomendación de hacer un Plan Nacional de Accesibilidad te atañe. ¿Cómo comenzar a hacerlo? ¿Cómo hacer un México más accesible?

Buen tema, creo que podemos empezar con los espacios públicos. Los equipamientos, los servicios, los baños todo lo que es público, no privado. Podríamos incidir mucho más.

Podríamos llevar un mecanismo de colaboración en las zonas donde veamos un estudio en el que la accesibilidad para gente discapacitada se encuentra en peores circunstancias, ya sea en la Ciudad de México, en la zona metropolitana del Valle de México o en otras ciudades.

Podríamos identificar, con autoridades locales, cuáles ciudades presentan mayores problemas de accesibilidad y con base en esa agenda y ese estudio poder determinar que tendríamos que hacer a nivel local. A final de cuentas es una atribución local, municipal, estatal… aunque impulsado desde la Federación.

Hay una Norma Mexicana de Accesibilidad, pero, como sabes, las normas mexicanas no son obligatorias. Necesitamos una Norma Oficial Mexicana (NOM) del tema que además siente precedentes de cómo hacerlo bien. ¿Cómo empujar hacia allá?

Para SEDATU sería muy interesante trabajarlo de manera conjunta. Se tendría que hacer no solo una NOM, sino lo que corresponde en espacios públicos o accesos. Parte central son las vialidades y las calles. Cada autoridad local tiene sus propios procedimientos, pero si buscamos una NOM que pueda vincular accesibilidad y espacios públicos sería un muy importante avance. Que sea un referente a nivel nacional para todas las autoridades que  gestionan su propio espacio público, o que dan permisos o que dan autorización para hacer ancho de vía, en las banquetas, calles. Y sobre todo el tema de la calles integrales que hay que trabajar. Hay un déficit en la materia.

Sí, y enorme. Es algo necesario para las personas con discapacidad que ya existen, más todas las que nos sumaremos a la estadística por edad, cada vez vivimos más años.

En el tema de la planeación urbana, recordemos que gran parte de las extensiones del crecimiento urbano se llevan en las periferias de las ciudades donde hay muy poca intervención de cualquier orden de gobierno. Gran parte se hace sobre ejidos y comunidades y muchas veces son los propios ejidatarios que hacen las trazas. Eso lo vemos desde los años 70, 80, 90 en diferentes ciudades. Hay que entender de algún modo que este crecimiento informal tiene una lógica económica de hacer calles más pequeñas, casi que no haya banquetas, y luego se regularizan los servicios entran por parte del municipio. Entonces ya es más difícil hacer calles completas, integrales, con anchos correspondientes. Hay que hacer incidencia en el proceso de aquellas zonas urbanas que tienen mayor crecimiento en las periferias. Es el momento en el que podemos incidir mucho más en el tema de accesibilidad. 

Y en la reconstrucción, ¿de qué manera se está incorporando o no el tema accesibilidad?

En las viviendas.

¿Hay un porcentaje o todas son accesibles?

Todas tienen que ser accesibles. La normatividad que marca el municipio o estado. Pero los asesores técnicos que nos apoyan (ahora la asesoría técnica para la autoconstrucción es obligatoria, contrario al sexenio pasado) lo saben. Toda la normatividad que dicta cada una las autoridades locales se toma en consideración. 

Entonces hay que insistir con las autoridades locales.

Bueno, nosotros en el Programa Nacional de Reconstrucción tenemos a los  asistentes técnicos que nos apoyan tienen que sujetarse a la normativa local.

No toda está adecuada.

Hay variantes por estados, hay que revisarlo.