Por Katia D’Artigues

De las decenas de conferencias de prensa sobre la contingencia sanitaria que brinda cada tarde la secretaría de Salud (SS) recién hace pocos días se coló la palabra discapacidad. El pasado viernes 3, a casi dos semanas del #QuédateEnCasa, Mónica Maccise, titular de Conapred habló en general del tema inclusión y la no discriminación hacia grupos vulnerables. Mencionó la importancia de informar de manera accesible…. a través de láminas que paradójicamente no lo eran.

Después el domingo,  la reportera de Milenio Blanca Valadez -y colaboradora de Yo También-, le preguntó al subsecretario Hugo López Gatell si había protocolos especiales de atención a las personas con discapacidad. Sus respuestas fueron de sentido común y dejaban en claro que ‘estaban en ello’ pero sin nada realmente diseñado.

Armamos un cuestionario específico sobre cómo tiene planeada la SS la manera en la que se alerta, informa y trata a las personas con discapacidad (pcd) durante la pandemia del coronavirus. Por que son una de las poblaciones de riesgo pero además requieren de apoyos extras tanto desde el punto de vista de la comunicación como de la atención. No es lo mismo explicar ni atender en un centro de salud a una persona sorda, que a una persona ciega, que a otra con discapacidad intelectual.

Este miércoles 8 de abril, el propio  Hugo López Gatell  hizo mención a nuestra demanda desde su cuenta de Twitter y adelantó que siempre consideró a las pcd como un grupo de riesgo y que estaba trabajando para generar contenidos accesibles con Conapred y Conadis (sí, ese Consejo que está deshabitado, con un presupuesto en mínimo y acéfalo desde hace año y medio). Están trabajando en el portal del gobierno sobre Coronavirus para que tenga un “apartado accesible” y que la app que anunciaron hace una semana cumpla con los criterios de accesibilidad para todas las discapacidades.

Finalmente nuestro cuestionario fue contestado por Ricardo Cortés Alcalá, director general de promoción de la Salud. Sus respuestas están enfocadas sobre todo a la información más que a la atención de personas con discapacidad que se pudieran llegar a contagiar y necesitar atención médica. Incluso subraya que la conferencia diaria con López Gatell sobre la epidemia ya cuenta con interpretación (un logro, por cierto, de un amparo hecho por la misma comunidad sorda).

El cuestionario fue contestado hoy, en medio de la tendencia alcista de la epidemia, y las respuestas hablan de ‘acciones a futuro’, como si aún no estuviera el virus bien instalado en nuestro país.

No hay grandes anuncios, no hay planes claros. Hay intención y hay muchos ‘estamos en ello’. Aquí las preguntas y respuestas completas.

¿Por qué no se menciona a las personas con discapacidad como una población en particular riesgo durante esa pandemia de COVID-19 dado que tienen condiciones de salud precarias en muchos casos? 

Las personas que viven con discapacidad sí han sido consideradas dentro de los grupos de población en situación de vulnerabilidad y mayor riesgo de complicarse por la enfermedad que produce el virus SARS-CoV-2, COVID-19.

La Secretaría de Salud así lo reconoció desde el pasado 24 de marzo, fecha en que publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por el que se establecen las medidas preventivas que se deberán implementar para la mitigación y control de los riesgos para la salud que implica la enfermedad por el virus del SARS-CoV-2 (COVID-19).

En su Artículo Segundo señala, como parte de las medidas preventivas a adoptar por parte de los sectores público, privado y social, que se debe evitar la asistencia a centros de trabajo, espacios públicos y lugares concurridos, entre otras personas, a los grupos de personas con riesgo a desarrollar enfermedad grave y/o morir a causa de ella, como las personas con discapacidad. Aquí está el enlace

Además, cabe señalar que este grupo de población ha sido considerado en el resto de las medidas preventivas que se han adoptado, conforme han ido avanzando las fases de la epidemia en México.

¿Por qué no se visibiliza que la mitad de las personas con discapacidad son personas mayores y además de sana distancia necesitan apoyos?

Si bien se ha puesto mayor énfasis en el cuidado de las personas adultas mayores, indicando la prioridad de quedarse en su casa, por ser un grupo de mayor riesgo de complicar por COVID-19, así como exhortando a la solidaridad y colaboración de la comunidad, de las y los vecinos, y del resto de las familias para seguir garantizando el apoyo que pudieran necesitar durante la cuarentena, es importante reflexionar y expresar que este tipo de medidas también resultan importantes y necesarias para las personas que viven con discapacidad, con la finalidad de que, en pleno respeto de su autonomía y vida independiente, cuenten con los apoyos que les garanticen las medidas para mitigar el contagio del COVID-19.

¿Tienen contemplados hacer materiales para evitar la propagación del virus entre poblaciones que necesitan formatos accesibles? Por ejemplo: braille, audio, audiodescripción para personas ciegas, con pictogramas para personas con autismo, que tienen discapacidad intelectual o que no saben leer y escribir?

Sí, la Secretaría de Salud ha estado colaborando de manera muy cercana con el Conapred y con el Conadis para la elaboración de documentos accesibles para las personas con discapacidad, que faciliten el acceso y el entendimiento de la información que resulta relevante y necesaria para hacer frente a la epidemia, y que llegue a todas las personas sin discriminación.

En ese sentido se está trabajando para que en la página de gob.mx/coronavirus se cuente con un apartado en donde las personas que viven con discapacidades visuales o auditivas puedan consultar la misma información que el resto de la población a través de documentos, infografías y videos accesibles.

Asimismo, se recuerda que en las conferencias de prensa sobre COVID-19 se cuenta con la interpretación simultánea en Lengua de Señas Mexicana (LSM).

Por otra parte, la Secretaría de Gobernación, desde el 25 de marzo pasado -una vez iniciada la Fase 2 de la epidemia del coronavirus en México-, exhortó a los medios de comunicación para que, entre otras cosas, garanticen el derecho a la accesibilidad a la información de las personas que viven con discapacidad auditiva y visual, para que la información se difunda sin discriminación, y con la mayor oportunidad y cobertura de audiencias que la contingencia amerita.

¿Qué medidas han pensado para proteger la salud y apoyar el trabajo de las personas que cuidan a otros en sus hogares con discapacidad o personas mayores y que podrían también contraer el COVID-19? 

Es importante generar un diálogo entre quienes viven con discapacidad o las personas adultas mayores, y su red de apoyo, con la finalidad de generar las medidas que salvaguarden la integridad y salud de ambas partes. Por lo que en este caso, las medidas básicas de prevención de enfermedades respiratorias como son: el lavado frecuente de manos, la etiqueta respiratoria y resguardo en casa si se tienen síntomas respiratorios, junto con el uso de los sistemas y las tecnologías de la información y comunicación, así como la colaboración y solidaridad de la comunidad en donde reside la persona que vive con discapacidad serán de vital importancia para el cuidado de todas y todos.

¿Qué hospitales y clínicas en toda la República están preparadas para recibir personas sordas que puedan tener acceso interpretación en Lengua de Señas? ¿Cuáles son? Si no han pensado en esto, ¿de qué manera se va a resolver esta barrera de comunicación?

La Secretaría de Salud cuenta con una serie de Unidades de Salud con acciones en materia de género, no discriminación y derechos humanos.

Uno de los parámetros para definir este tipo de unidades es la de contar, entre otras cosas, con:

1) Una ventanilla incluyente en operación en donde se atiende a personas en condición de vulnerabilidad de acuerdo a sus necesidades específicas, libres de discriminación, por ejemplo personas que viven con discapacidad;

2) Mobiliario preferente ergonómico o rotulado/ zona exclusiva o reservada en operación asignada para personas  embarazadas, adultas mayores o con discapacidad, y;

3) Comunicación interna incluyente y no sexista dirigida a personal que labora en la unidad de salud. Asimismo, a partir del 2020, se amplían estos criterios, y estas unidades deberán contar con equipo para atención de personas con discapacidad o debilidad visual y con debilidad auditiva.

Hasta el momento existen 107 Unidades de Salud con acciones en materia de género, no discriminación y derechos humanos.

Para derribar las barreras de comunicación de las personas que viven con discapacidad auditiva la Secretaría de Salud trabaja para contar con intérpretes de LSM que colaboren con el personal que atiende las llamadas telefónicas de personas con sospecha de COVID-19, a través de video-teléfonos, y para que apoyen en los hospitales al personal de atención a la salud que atienden pacientes con discapacidad auditiva y que presentan COVID-19.

¿Qué medidas de protección de la salud se han tomado en instituciones donde viven personas de todas las edades con discapacidad? ¿Lo mismo orfanatos que tiene el Estado que instituciones en las que viven ya sea personas mayores o personas con discapacidad sin familia o que no pueden estar con sus familias? 

Las medidas de vigilancia en los espacios cerrados que brindan atención a un número considerable de personas, es el mismo que para el resto de la población, adoptando las medidas de sana distancia e higiene para mitigar los riesgos de contagio y complicaciones del COVID-19. Asimismo, se publicó el “Lineamiento General para la mitigación y prevención del COVID-19 en espacios públicos cerrados”, que contempla este tipo de instituciones. Se puede leer aquí.

¿Existirá un protocolo para atender a personas con discapacidad con Covid-19? 

Si bien en un primer momento se adoptaron medidas inmediatas y generales enfocadas a la mitigación del contagio del COVID-19 para toda la población, conforme ha ido avanzando la epidemia también se han ido clarificando las medidas específicas y diferenciadas que deben instrumentarse para población en particular, tal como las medidas que se anunciaron la semana pasada para las mujeres y niñas.

En ese sentido, para el caso de la población con discapacidad, lo que se ha identificado como inmediato es el acceso a la información sin discriminación y en formatos accesibles, pues con independencia de adoptar otras medidas más adelante que resulten necesarias, lo importante en este momento es que cuenten con la información que les pueda poner a salvo, o en situaciones de menor riesgo de exposición o contagio del COVID-19. Por ello, el trabajo que se está realizando para incorporar esos materiales en nuestra página de coronavirus.gob.mx.

Actualmente, se trabaja para analizar que la información de la app de COVID-19MX también sea accesible para todos los tipos de discapacidad.

Dado un momento de la epidemia en la que podrían saturarse los servicios médicos, ¿se privilegiará, como en otros países, atender a personas más jóvenes, sin complicaciones de salud o sin discapacidad? ¿Cómo garantizar un servicio médico sin discriminación?

Somos enfáticos en reiterar, como en otras ocasiones lo ha mencionado el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que en nuestro país, el derecho a la salud es un derecho de todas las personas sin discriminación, y sin importar la clase social, el nivel económico o cualquier otra condición de las personas. Por lo tanto, la atención que se está brindando por parte del Gobierno a todas las personas que resultan contagiadas de COVID-19 se está haciendo bajo esos criterios y sin distinción alguna.

Además, cabe mencionar que todo el personal de salud de nuestro país tiene una vocación de servicio que no distingue por edad, por discapacidad, por condición económica, o por color de piel, por mencionar algunas condiciones.

¿Qué protocolo de emergencia se seguirá cuando se pase a la siguiente fase, ya que en otros países las personas con discapacidad han quedado al final de las prioridades de atención en servicios de salud?

Como ya se ha mencionado, no hay ni habrá ningún protocolo de prioridad de atención que obligue al personal de salud a distinguir entre una vida u otra. En ese sentido, tanto en esta como en la fase siguiente, cuando se llegue a ella, no habrá ninguna distinción arbitraria, injustificada o atendiendo a otro criterio que no sea el estado de salud de las personas.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.