Por Agustín de Pavía

Conadis y la Secretaría de Bienestar usan las recomendaciones de la ONU y el Programa Nacional del sexenio pasado como base de su estrategia de inclusión

No sabemos qué hizo el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis) estos meses en los que no ha tenido titular para hacer el ¿nuevo? programa que consta de 17 páginas. El documento no presenta un estudio previo, ni citas de investigación, ni diagnóstico. Es más, ni introducción. Presentaron como anexo una tabla de Excel con objetivos. Cada objetivo tiene aproximadamente 30 acciones, es decir, un total de 156 acciones.

El 3 de octubre pasado, algunas organizaciones de personas con discapacidad recibieron por correo electrónico el borrador del Programa Nacional para la Inclusión de las Personas con Discapacidad que el gobierno está obligado a hacer. El 10 de octubre terminó el plazo para mandar observaciones. Es decir, el gobierno tuvo casi 11 meses para trabajar en un documento y dieron a la sociedad civil menos de 15 días para opinar.

¿Cómo realizaron este programa? Al parecer utilizaron las recomendaciones que hace 4 años hizo el Comité sobre los Derechos de las personas con discapacidad de la ONU, copiaron y pegaron las acciones del programa que presentó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

A pesar de que la sociedad civil entregó a la subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel, los informes sombra que se redactaron como parte del proceso de evaluación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ante la ONU, y ella se comprometió a que se tomarían en cuenta y se incorporarían a la política y planes de gobierno de esta administración, al parecer no fueron incorporadas al Programa Nacional de Inclusión. 

Paradójicamente, el Presidente López Obrador dice que Conadis no hace nada y por eso le han recortado gran parte de su presupuesto, pero él firmaría este programa de inclusión donde ¡instruye al propio Conadis a hacer todo!

El borrador del nuevo programa de inclusión establece como responsable de seguimiento de las 180 acciones propuestas a Conadis. Y ya sabemos que, a falta de titular, sería la subsecretaría de Bienestar, Ariadna Montiel, la encargada de darle seguimiento a todas estas acciones, aunque no sabemos cómo. Lo digo porque los responsables de estas acciones son, en muchos casos, todas las dependencias, por lo menos 25 a nivel federal que tendrán que hacer mil 200 diferentes acciones de gobierno. ¿Cómo le hará? No sabemos. Si el programa estrella de la actual administración, los programas de apoyos económicos o las becas de Bienestar a personas con discapacidad permanente, ha mostrado dificultades para ejecutarlo. ¿Se puede hacer tanto sin una institución que empuje en ese sentido?

De verdad, no es difícil hacer el Programa Nacional de inclusión de personas con discapacidad. Es la única obligaciones que tiene el Conadis.
Como referencia, el Programa Nacional de Inclusión de Personas con Discapacidad anterior, el 2014-2018, contiene un marco de investigación de 25 páginas, 76 fuentes y consultaron a 150 organizaciones de la sociedad civil y 50 personas con discapacidad, lo cual dio como resultado, 311 acciones de gobierno. El doble de acciones que plantea la 4T.

Los invito a comparar el programa anterior, de 78 páginas con el actual borrador, que tiene 17 páginas. Hasta la Asamblea Consultiva del Conadis citó estas deficiencias y las hizo saber.

Lo que más me preocupa es que este programa debe estar publicado en los próximos meses y no veo cómo pueden corregir en tan poco tiempo todas estas deficiencias. 

Aquí puedes leer el borrador del Plan Nacional para el desarrollo y la Inclusión de personas con discapacidad propuesto por este gobierno.

Y aquí las observaciones hechas por la Asamblea del Conadis.

Aquí está el Plan Nacional para el desarrollo y la inclusión de personas con discapacidad publicado por el gobierno de Enrique Peña Nieto