Por Bárbara Anderson

Dicen que las crisis son como una lupa: permiten ver de cerca y ampliar lo bueno y lo malo. 

Estamos este newsletter de Yo También está cumpliendo un año y justo ocurre en el pico (dicen ya) de la peor epidemia del siglo. 

Y la metáfora es perfecta, porque todo lo que vinimos reporteando, investigando y publicando durante 12 meses sobre la discapacidad, hoy adquiere un tamaño mayor. 

Podemos ver hoy -tristemente- como se han exacerbado a causa de un virus, aquellas condiciones que ya eran una preocupación en tiempos ‘sanos’: la falta de acceso a la educación inclusiva, la falta de claridad en los apoyos a las personas con discapacidad, su olvido del sistema de salud, los manotazos que debe dar la Justicia para amparos extraordinarios para situaciones cargadas de sentido común, la precariedad del entorno de las personas con discapacidad, la soledad y desamparo de sus familias y cuidadores. 

En medio de la crisis, cualquier secretaría, funcionario o institución a la que llegamos con nuestra pregunta de siempre “¿y qué pasa con las personas con discapacidad?”, nos ha respondido igual: “estamos en ello”, “lo estamos estudiando”, “lo vamos a evaluar”, “está en nuestra intención”. 

Lo cierto es que, si en tiempos ‘normales’ cuesta muchísimo poner en la agenda la inclusión, la diversidad, la accesibilidad… en una crisis es una quimera. 

El foco hoy es la salud, la vida, el encierro precautorio, la distancia, el contagio. Todo lo demás sobra, no es urgente, no es de vida o muerte, distrae, hace ruido. 

Tenemos muchas novedades para este aniversario, que iremos soltando en todo el mes pero hoy arrancamos con la que más ilusión nos hace: el Premio Yo También de Periodismo y Discapacidad, que queremos imponer a partir de este año. 

Somos unas convencidas que una de las vías para abatir la discriminación es la información y este debe ser nuestro aporte. 

Y volviendo a la imagen de la lupa, como cuando miramos de cerca un objeto, hoy las personas con discapacidad han vuelto a quedar en los márgenes, en esa área borrosa del borde junto al metal. Sí, forman parte de la imagen, pero no se ven tan nítidos. 

Espero que en estos 12 meses hayamos sembrado un par de semillas sobre la importancia de ser empáticos y de pensar siempre en todos.

Hoy las necesitamos más que nunca.