Por Débora Montesinos

A menudo se le confunde con tristeza y en no pocas ocasiones puede creerse que se trata de una forma a la que recurren algunos y algunas adolescentes para llamar la atención. 

Lo cierto es que la depresión es una enfermedad mental grave, que debe tomarse en serio, no solo porque cada vez hay más casos, sino porque puede ser el detonante de un suicidio.

Paradójicamente, el crecimiento de las cifras de depresión -y suicidio- en el país no van de la mano de un mayor conocimiento del tema que genere empatía y evite estigmatizar a quienes viven con ella. 

En México, como en otros países, abundan los casos de personas adultas que desarrollan un sentimiento de vergüenza y tratan de ocultarla para no ser blanco de discriminación por el gran desconocimiento que aun hoy existe de los padecimientos relacionados con la salud mental

Y, como suele ocurrir en temas a los que deberíamos darles mayor atención, no se ve a corto plazo un cambio en la actitud social que permita a quienes tienen depresión romper el silencio sobre el tema y pedir apoyo, lo que sería un primer y gran paso en la búsqueda de una solución para al menos mantenerse en control.

Ya a finales de 2019, la depresión era una enfermedad con una tendencia al alza. 

Pero nadie previó lo que vendría con la pandemia: encierro, soledad y estrés acumulado, todos factores que agravaron los casos de depresión.
“Nuestra expectativa es que en este tiempo (de marzo a la fecha) haya un incremento del 20% en el número de suicidios en el país”, dice Edilberto Peña, neuropsiquiatra y maestro en Ciencias Médicas a propósito de la conmemoración el 10 de septiembre del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

Aun cuando ha habido intentos por darle mayor visibilidad al problema, lo cierto es que en los últimos años no se han logrado reducir las tasas de suicidio en nuestro país. “Al contrario, en la última década hemos tenido un incremento”, destacó Peña, quien participó en el conversatorio virtual “Suicidio, ¿cómo prevenir esta decisión fatal?”, organizado por Lundbeck, compañía farmacéutica global con sede en Dinamarca.
El INEGI comenzó a documentar en 1973 la tasa de suicidios. En ese año representaron 1.1 casos por cada 100 mil habitantes. Pero en 2010, la cifra subió a 3 suicidios cada 100 mil, luego 5.2, en 2017 y ya en  2018 eran 5.4 cada 100 mil. 

Ese año se registraron 6710 muertes autoinfligidas, es decir 18 por día. 

Desde 2017 se sitúa como la segunda causa de muerte a nivel nacional en personas de entre 15 y 29 años. La población de 20 a 24 años tiene la tasa más alta, con 15.1 por cada 100,000 personas. indican datos oficiales. Y dentro de ella 8 de cada 10 personas que se suicidan son hombres. 

El problema no es exclusivo de México. A nivel mundial, cerca de 80 mil personas se quitan la vida cada año -aproximadamente 40 por segundo-, y muchas más lo intentan, dijo Bernardo Ng Solís, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana.

¿Cuáles son los detonantes?

Aunque todos quisiéramos una receta sencilla para determinar qué es lo que hace que una persona decida terminar con su vida y, entonces, poder prevenir, lo cierto es que el suicidio es una situación multifactorial que no se relaciona exclusivamente con un problema de depresión.
Expertos en salud mental indican entre algunos de los factores más recurrentes a problemas familiares, falta de empleo, enfermedades mentales o crónicas y hasta una decepción amorosa. “Esto sugiere la necesidad de realizar intervenciones más estrictas con el fin de prevenir, identificar a la población en riesgo, incidir sobre sus causas y mejorar la atención de su salud mental”, afirmó Ng Solís.

Las adicciones también juega un rol preponderante que lleva a los y las jóvenes a suicidarse y, ahora, durante la pandemia, sí hay un incremento en el consumo de drogas y alcohol, afirma Óscar Próspero, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México. “La condición de ansiedad y estrés, derivada por las condiciones laborales, quienes han perdido empleos, ingresos ha hecho que, por ejemplo, el consumo de alcohol se haya elevado en 75%”, agrega.

Rompiendo tabúes

Los temas relacionados con la salud mental y sus diferentes trastornos, además del suicidio, siguen siendo un tabú en la sociedad y esta situación limita a quienes atraviesan una crisis depresiva a buscar ayuda, dijo la doctora Beatriz Cerda de la O, profesora e investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría. Por lo general, no quieren exponerse porque hay rechazo, juicios y discriminación.

Según Cerda de la O, hasta ahora no hay una cifra específica del aumento de los suicidios en el país a causa del confinamiento. Sin embargo, las consultas de salud mental en el instituto sí han aumentado en un 30%, aun cuando la mayoría de los servicios que ofrecen se cancelaron desde el inicio de la pandemia y los pacientes deban recurrir al área de Atención Psiquiátrica Continua, que habitualmente opera de 8 a 21 horas los 365 días del año.

Las personas especialistas coinciden en que es tiempo de quitar el estigma al tema del suicidio e invitar a aquellos que tienen ideas suicidas o que viven crisis depresivas a que hablen y aprovechen ventajas que hoy se tienen gracias a la tecnología: la telemedicina y las líneas creadas para abordar el tema son una buena opción, ya que -por ejemplo- jóvenes y adolescentes pueden sentirse acompañados y apoyados con solo un clic.

A finales de julio, la empresa Upjohn México lanzó dos campañas digitales de responsabilidad social: Desahógate y HablemosYa, que forman parte de una plataforma de comunicación para ofrecer información que lleve a eliminar los mitos y las falsas creencias sobre las enfermedades mentales.

“Durante años la salud mental ha sido un tema tabú; sin embargo, es momento de hablar abiertamente de esta, de su magnitud, sufrimiento, la carga que representa para los individuos, familias y sociedades, y actuar para lograr un cambio significativo a través del conocimiento y la empatía”, dijo la doctora Georgina Chi Lem, gerente médico del Área de Sistema Nervioso Central de Upjohn México.

Para hacer realidad ese propósito, Upjohn México, en colaboración con la Asociación Psiquiátrica Mexicana, crearon el sitio en español Get Healthy Stay Healthy, como parte de la estrategia de promoción a la salud que responde a la atención de la ansiedad y la depresión, que son los trastornos mentales más comunes.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.