Por Katia D’Artigues 

En el mundo más de 1,000 millones de personas tienen algún tipo de discapacidad. Por esta condición de vida -más si son adultos mayores, tienen alguna enfermedad crónica- están mucho más expuestos a riesgos con la pandemia del Covid-19. 

A veces su riesgo no lo es tanto por la discapacidad sino por las barreras que enfrentan a muchas cosas: salir a las calles solos, tener información accesible en estos momentos o porque dependen de alguien más para su autonomía o cuidado lo que dificulta su distanciamiento social. 

Basados en un documento de recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre Covid-19 y discapacidad, y un reporte de Human Rights Watch frente al Covid 19, esta es la lista de lo que ya se está haciendo en nuestro país y otras medidas que se pueden implementar para el acceso universal durante esta epidemia global.

Lo que ya se hace en México

-Se entregan una doble pensión al casi millón de personas con discapacidad.

-Se informa, en la Conferencia del Presidente y la de la Secretaría de Salud por la tarde, con un intérprete en lengua de señas mexicana.

-Ya se hacen materiales de difusión sobre la pandemia sencillos de entender. 

-Kits de apoyo emergente a Covid-19 y kit médico de entrega a domicilio en la CdMX -Además del número de apoyo 800 004 48 00 que también informa con mensaje de texto mandando Covid vía SMS al 51515.

Lo que se puede hacer

Más información en todo tipo de formatos accesibles:

– Video de cómo lavarse las manos con audiodescripción para personas ciegas o con baja visión.

-Diseñar protocolos de lavado de manos para personas que tienen dificultad para hacerlo (como no poderse frotarlas bien), o que no lo pueden hacer con tanta regularidad o que no tienen acceso a agua. 

-Difundir la necesidad de que todos los dispositivos de ayuda (sillas de ruedas, bastón, andadera, etc) deben ser desinfectados. 

-Crear folletos informativos en braille o en audio.

-Asegurarse de que la central de información sobre Covid-19 en la secretaría de Salud esté en un sitio web accesible.

-Montar un centro de relevo (o servicio telefónico a distancia) para personas sordas con acceso a intérpretes de lengua de señas mexicana.

-Implementar medidas de comunicación sanitaria (con médicos) o de dudas sobre la emergencia con texto para personas que no puedan hablar. 

-Difundir la lista de los hospitales que están preparados para recibir pacientes que tengan una discapacidad auditiva y que tengan intérpretes de lengua de señas. 

-Asegurarse de que la información sobre Covid-19 -incluyendo las tablas- de parte del gobiernos no se difunda sólo con imágenes, porque son inaccesibles para personas ciegas o con discapacidad visual que usan lectores de pantalla. Aplica a sitios web y a redes sociales.

Para los centros de salud y hospitales y laboratorios:

-Asegurarse de que sean accesibles los lugares donde se realicen las pruebas de Covid-19.

-Ofrecer consultas a domicilio o teleconsultas para personas que no puedan salir.

-Difundir dentro del personal médico las distintas necesidades para las pcd. Por ejemplo, que quizá necesiten quitarse los tapabocas en caso de atender un paciente sordo para que pueda entenderlo mejor. Hay que considerar la creación de cubrebocas seguros y transparentes en la zona de la boca.

Prevención de violencia:

-Asegurarse que las líneas de atención para este tipo de apoyos sean accesibles a través de diferentes formatos.

Sobre personas en instituciones:

-Asegurarse de que quienes viven en instituciones (asilos de ancianos, hospitales psiquiátricos, prisiones) puedan recibir comunicaciones de parte de sus familiares de una manera segura. 

-Human Rights Watch sugiere que  “Los gobiernos deberían tomar medidas urgentes para trasladar a las personas con discapacidad (en los casos en que sea seguro hacerlo) fuera de las instituciones cerradas y otros centros similares, y disponer que se interrumpa el ingreso de personas nuevas. Los niños y niñas con discapacidad que se encuentran en internados deberían volver a vivir con sus familias siempre que sea posible”

Apoyo especial a cuidadores y familias:

-Tener un especial cuidado para proteger a las personas que cuidan o asisten a otras personas con discapacidad, más si se trata de familias uniparentales.

-Proponer alguna compensación económica para familias y personas que cuidan que necesiten tomarse tiempo para cuidar a sus seres queridos y tendrían que dejar de trabajar.

Medidas de salud mental:

-Reforzar los servicios de salud mental a distancia para personas con discapacidad psicosocial que puedan requerir en estos tiempos de aislamiento y para la población en general por el aumento de la ansiedad.

Para la secretaría de Educación Pública:

-Asegurar que los materiales educativos que se están difundiendo a través de páginas web y también vía televisión tengan accesibilidad para personas con discapacidad auditiva (lengua de señas) y audiodescripción.

-Diseñar algún contenido educativo para personas con discapacidad intelectual que también deben continuar sus estudios.

-Hacer algún protocolo para que los niños, niñas y adolescentes con discapacidad que no tienen acceso a tecnología no se retrasen en sus estudios.

En todo momento:

-Consultar con las propias personas con discapacidad cuáles son sus necesidades para que el Estado se encargue de cumplirlas. Trabajar con organizaciones de la sociedad civil.

Mercados, supermercados y farmacias:

-Diseñar horarios especiales para que acudan personas con discapacidad (que también pueden necesitar asistencia como las personas ciegas) y los adultos mayores. -Asegurarse de la accesibilidad de los portales de compra por internet, también de farmacias. 

-Crear programas de apoyo comunitario para que los adultos mayores o personas con discapacidad de preferencia no salgan pero que tengan sus necesidades básicas cubiertas.

Las propias personas con discapacidad pueden:

-Si la persona con discapacidad necesita a alguna persona de apoyo, debe considerar, si puede, ampliar su red en caso de que alguno enferme. Si lo hace a través de una agencia o alguna institución gubernamental preguntar qué plan de contingencia tienen.

-Averiguar organizaciones que haya en la comunidad a las cuales puede pedirles apoyo.

-Asegurarse de que las personas de su hogar, amigos y familiares de confianza, sepan que si usted se enferma, qué medicinas toma, la atención que necesita, dónde están sus papeles más importantes. 

-Si tiene una red de apoyo de personas que no se conocen, preséntelas.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.