Por Bárbara Anderson

Las crisis suelen ser un gran laboratorio de pruebas sociales. Y esta epidemia no es menos. 

¿Qué tienen en común las personas con discapacidad de México, Canadá, Australia, España o Argentina? En todos los casos están fuera de la lista de prioridades de cualquier plan de contingencia. 

Como decía Jorge Luis Borges, “no nos une el amor sino el espanto”. 

Basta dar una vuelta al mundo para encontrarse con organizaciones de la sociedad civil, activistas y personas con discapacidad reclamando por una atención adecuada, por mantener servicios mínimos de atención, en apoyarlos en sus necesidades específicas y en apoyos financieros. 

En todos los discursos de los mandatarios figuran, como dentro de los grupos más vulnerables, pero como en el caso de las personas de la tercera edad, han sido de las primeras en sufrir aislamiento y pérdida de visibilidad ante las urgencias sanitarias. 

Pero en todos los países que entraron en cuarentena una de las primeras medidas junto al cierre de escuelas fue el cierre de centros de atención a personas con discapacidad así como los hogares de la tercera edad. 

Uno de los casos tristemente célebres que dejó el inicio de esta epidemia de COVID-19 en enero pasado en China fue la muerte de un joven con parálisis cerebral.

Con apenas 16 años, él murió solo en su casa a causa de inanición porque su padre -y único cuidador- entró en cuarentena y pasó una semana entera sin poder regresar a su domicilio a darle alimentos, líquidos y medicinas. 

Lo mismo, dar una vuelta al mundo buscando las prácticas de apoyo también permite conocer de iniciativas y de ideas que pueden ser replicables en otros países. 

A la europea

España

Comunicación 

Las personas con discapacidad y sus familias reclaman desde hace un mes “una protección reforzada, más intensa” ante el coronavirus por “la posición de mayor necesidad objetiva que este grupo social presenta”. Así lo reclamó a su gobierno el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). Ellos reclaman que se garantice la accesibilidad a los contenidos informativos y comunicacionales que la epidemia, porque los mensajes de salud pública no están llegado a todos al no ser en su mayoría ‘universalmente accesibles’. Se pide que todo lo relacionado con la epidemia se difunda en lengua de señas, subtítulos, audiodescripciones y lectura fácil para asegurar la protección de esa parte de la población. 

Permisos especiales

Los menores de edad con trastornos de conducta y tarjeta de discapacidad tienen permitido salir a la calle acompañados de familiares como una medida extraordinaria dentro del estado de alarma que vive España. Se trata en su mayoría de niños y niñas con trastorno del espectro autista, síndrome de Asperger y otros trastornos de la conducta diagnosticados médicamente. 

Apoyos digitales 

En Córdoba se puso en marcha un dispositivo especial de reparto alimentos y medicinas entre las familias vulnerables. Esta iniciativa o estará formado por voluntarios. “Sabemos que muchas pcd viven solas o por edad están catalogadas como de riesgo antes el covid-19, tiene más dificultad estos días para salir de casa a hacer las compras habituales”, afirma uno de los compradores. 

Deudas 

El gobierno impuso a la banca una moratoria en el pago de las hipotecas para los trabajadores afectados por la emergencia sanitaria. Es una extensión en el pago de las cuotas para deudores en situación de vulnerabilidad. Además de aquellas familias cuyos ingresos dependen de sectores afectados (turismo o automotríz) también aplica a hogares con alguno de sus miembros con una discapacidad superior al 33% o con discapacidad física o sensorial con un grado de discapacidad igual o superior a 65% o una situación de dependencia o enfermedad que la incapacite de forma permanente para realizar una actividad laboral.

China

Con 85 millones de personas con discapacidad en el país, no son pocos los reclamos que llegaron a las Naciones Unidas sobre la orfandad que viven en medio de la epidemia. El caso que dio la vuelta al mundo, el del adolescente con parálisis cerebral  olvidado en su hogar y que muriera a la semana de que su padre fuera puesto en cuarentena no cambió mucho la perspectiva. 

A todas las personas con discapacidad que reciben un bono de apoyo del gobierno se les otorgará un mes extra en este año (por un monto equivalente a 1,200 dólares)

Canadá

Los principales reclamos han sido por comunicación: los colectivos de personas con discapacidad se encuentran aislados al no tener mensajes con apoyos. Reclaman que en los últimos y apresurados mensajes del Primer Ministro no contaban con intérprete de lengua de Señas ni subtítulos. 

A nivel financiero habrá apoyos a familias con niños y con pcd así como exenciones en pagos de cuotas de hipotecas y otras medidas de disminución de presión fiscal. 

Los supermercados tomaron la iniciativa de atender en las primeras horas de la mañana solo a personas de la tercera edad y con alguna discapacidad para poder evitar las aglomeraciones y darles más seguridad. 

Argentina 

Esta semana se suspendieron determinadas prestaciones a pcd para evitar “situaciones de contagio y aglomeraciones”. Pero las residencias, pequeños hogares y centros de atención con prestaciones combinadas, continúan prestando exclusivamente los servicios de vivienda, alimentación y atención personalizada. 

Se entregará a nivel nacional esta semana un bono extraordinario a familias con algún miembro con discapacidad. Se trata de un pago de 10,000 pesos argentinos por persona (unos 3760 pesos mexicanos).

Una iniciativa australiana

El Centre of Research Excellence in Disability and Health, una organización de asistencia y servicios para pcd de Australia, envió a su gobierno una serie de recomendaciones para atender de manera eficiente a las pcd, una lista plagada de buenas ideas que cualquier gobierno (ojalá el mexicano) pueden tomar en cuenta ante una crisis sanitaria como la actual: 

Ampliar rápidamente la capacidad del sector de atención médica para atender a las personas con discapacidad:

  1. Asegurar que todas las clínicas que brindan pruebas y servicios relacionados con COVID-19 sean completamente accesibles y que esto se comunique claramente a las personas con discapacidad y a sus cuidadores
  2. Proporcionar recursos adicionales, como videoconferencias y consultas telefónicas a los servicios médicos especializados existentes para personas con discapacidad.
  3. Crear una línea directa dedicada para personas con discapacidad, servicios de discapacidad y familias
  4. Garantizar un apoyo suficiente para las personas con discapacidad con las necesidades más complejas, especialmente si están en cuarentena.
  5. Hacer que la información sea accesible (incluyendo Easy English, Auslan, letra grande, subtítulos en todos los idiomas de la comunidad) y difundir esta información a través de servicios de discapacidad, organismos de defensa y la Agencia Nacional de Seguro de Discapacidad.

Aumente rápidamente la fuerza laboral de atención de la discapacidad. 

El gobierno debe garantizar que los servicios para pcd permanezcan abiertos; de lo contrario su vida está en riesgo. Recomendamos:

  1. Aumentar el personal en las áreas de control de infecciones para pcd.
  2. Desarrollar una capacidad de reserva que permita un rápido reclutamiento y expansión de esta fuerza laboral especializada recurriendo a estudiantes de salud, de terapia ocupacional, fisioterapia y trabajo social.
  3. Otorgar más recursos financieros a los servicios para que puedan ampliar rápidamente sus operaciones cuando se cierren las escuelas, los servicios diurnos y otros programas y se necesite recibir a las pcd. 
  4. Asegurar de que los servicios que brindan apoyo especializado, tanto en el ámbito laboral como en terapias, sigan siendo financieramente sostenibles si experimentan una recesión porque sus operaciones deben cesar temporalmente.
  5. Permitir que el sector de servicios para pcd, de la salud y el cuidado de ancianos tenga acceso prioritario y sin costo a equipos de protección personal, incluidas tapabocas, desinfectantes para manos, etc.
  6. Garantizar la continuidad del apoyo a las pcd con las necesidades más complejas.
  7. Brindar una coordinación local sólida para clasificar los servicios para pcd para que a medida que los trabajadores se infecten o estén expuestos a la infección, los servicios más críticos cuentan con personal y se mantienen abiertos.
  8. Brindar una compensación financiera a los empleados con alguna discapacidad que trabajen en el mercado informal y por cuenta propia (un componente cada vez mayor del sector) que puede necesitar aislarse por sí misma para evitar que vengan a trabajar si los enfermos ponen en riesgo a las personas con discapacidad.
  9. Compensar a familiares y cuidadores de pcd que necesitan tomarse un tiempo libre del trabajo para cuidar a su ser querido. Esto podría incluir pagar a los miembros de la familia por un período de tiempo limitado por el apoyo brindado durante el horario laboral normal
  10. Desarrollar un plan coordinado para abordar el potencial de mayor violencia, abuso y negligencia contra las pcd debido al aislamiento social y la interrupción de sus rutinas diarias, particularmente en entornos congregados, como hogares grupales.
  11. Brindar apoyo de emergencia a las familias que cuidan a miembros de la familia que tienen comportamientos preocupantes que pueden representar un riesgo para la persona con discapacidad y / o miembros de la familia.
  12.  Asegurarse de que las personas que no reciben ayudas sociales por parte del estado pero que pueden ser vulnerables a COVID-19, reciban los servicios y los apoyos que necesitan.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.