(6 de marzo) En enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el brote de una nueva enfermedad por coronavirus en la provincia de Hubei, China, era una emergencia de salud pública de preocupación internacional. 

La OMS declaró que existe un alto riesgo de que la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) se propague a otros países del mundo. 

La OMS y las autoridades de salud pública de todo el mundo están tomando medidas para contener el brote de COVID-19. 

Sin embargo, esta época de crisis está generando estrés en la población. 

Estas consideraciones de salud mental fueron desarrolladas por el Departamento de Salud Mental como apoyo para el bienestar mental y psicológico durante el brote de COVID-19: 

Para la población general 

1. COVID-19 es probable que afecte a personas de muchos países, en muchos lugares geográficos. No lo adjunte a ninguna etnia o nacionalidad. Sea empático con aquellos que se vieron afectados, en y desde cualquier país, los enfermos no han hecho nada malo. 

2. No se dirija a las personas con ésta enfermedad como “casos de COVID-19”, “víctimas”, “familias de COVID-19” o “enfermos”. Son “personas que tienen COVID-19”, “personas que están siendo tratadas por COVID-19”, “personas que se están recuperando de COVID-19” y después de recuperarse su vida continuará con sus trabajos, familias y seres queridos. 

3. Evite ver, leer o escuchar noticias que le causen ansiedad o angustia. Busque información para tomar medidas prácticas, para preparar sus planes y protegerse y proteger a sus seres queridos. Busque actualizaciones de información en momentos específicos durante el día una o dos veces. El flujo repentino y casi constante de noticias sobre un brote puede hacer que cualquiera se sienta preocupado. Conozca los hechos y recopile información a intervalos regulares, tanto desde el sitio web de la OMS y las plataformas de autoridades sanitarias locales, para ayudarlo a distinguir los hechos de los rumores.

4. Protéjase y apoye a los demás. Ayudar a otros en su momento de necesidad puede beneficiar tanto a la persona que recibe apoyo como al ayudante.

5. Encuentre oportunidades para amplificar las voces, historias e imágenes positivas de personas locales que han experimentado el COVID-19 y se han recuperado o que han apoyado a un ser querido a través de la recuperación y están dispuestos a compartir su experiencia. 

6. Honre a los cuidadores y trabajadores de la salud que apoyan a las personas afectadas con COVID-19 en su comunidad. Reconozca el papel que juegan para salvar vidas y mantener seguros a sus seres queridos.

Para los trabajadores de la salud 

7. Sentirse estresado es una sensación que usted y muchos de sus colegas de este sector  probablemente estén pasando. De hecho es bastante normal sentirse así en la situación actual. 

El estrés y los sentimientos asociados con él de ninguna manera son un reflejo de que no puede hacer tu trabajo o de que es débil. Controlar su estrés y bienestar psicosocial durante este tiempo es tan importante como controlar su salud física. 

8. Cuide sus necesidades básicas y emplee estrategias útiles: garantice el descanso durante el trabajo o entre turnos, coma alimentos suficientes y saludables, realice actividades físicas y manténgase en contacto con familiares y amigos. 

Evite el tabaco, el alcohol u otras drogas. A largo plazo su uso puede empeorar su bienestar mental y físico. Este es un escenario único y sin precedentes para muchos trabajadores, particularmente si no han estado involucrados en respuestas similares. Aun así, usar las estrategias que ha utilizado en el pasado para controlar momentos de estrés puede beneficiarlo ahora. Las estrategias para beneficiar los sentimientos de estrés son las mismas, incluso si el escenario es diferente. 

9. Desafortunadamente algunos trabajadores pueden experimentar el alejamiento de su familia o de miembros de su comunidad por estigma o miedo. Esto puede hacer que una situación ya desafiante sea mucho más difícil. Si es posible, manténgase conectado con sus seres queridos, incluso vía digital. 

Diríjase a sus colegas, su gerente u otras personas de confianza para obtener apoyo social; sus colegas pueden estar teniendo experiencias similares a las suyas. 

10. Utilice formas comprensibles para comunicarse con personas con discapacidades intelectuales, cognitivas y psicosociales. Debe usar métodos que no se basen únicamente en información escrita.

Para los líderes y directivos de centros de salud 

11. Mantener a todo el personal protegido contra el estrés crónico y la mala salud mental durante esta respuesta redundará en una mejor capacidad para cumplir sus funciones. 

12. Asegure que se brinde una comunicación de buena calidad y actualizaciones precisas de información a todo el personal. 

Rote a los trabajadores de las funciones de alto estrés a las de menor estrés. 

Relacione a sus empleados sin experiencia con sus colegas de más experiencia. El sistema de compañeros ayuda a brindar apoyo, controlar el estrés y reforzar los procedimientos de seguridad. Asegúrese de que el personal de extensión ingrese a la comunidad en parejas. Inicie, aliente y monitoree los descansos de trabajo. 

Implemente horarios flexibles para los trabajadores que se ven directamente afectados o tienen un familiar afectado por un evento estresante. 

13. Si usted es un líder o gerente de un centro de salud facilite el acceso y asegúrese de que el personal sepa dónde pueden acceder a los servicios de salud mental y apoyo psicosocial. 

Los directivos también enfrentan factores estresantes similares a los de su personal, y una presión potencialmente adicional en el nivel de responsabilidad de su función. 

Es importante que las disposiciones y estrategias anteriores estén vigentes tanto para los trabajadores como para los gerentes, y que los gerentes puedan modelar estrategias de autocuidado para mitigar el estrés. 

14. Oriente a los servicios de respuesta, incluidas enfermeras, conductores de ambulancias, voluntarios, maestros y líderes comunitarios y trabajadores en sitios de cuarentena sobre cómo proporcionar apoyo emocional y práctico básico a las personas afectadas utilizando primeros auxilios psicológicos. 

Para los cuidadores de niños 

15. Ayude a los niños a encontrar formas positivas de expresar sentimientos perturbadores como el miedo y la tristeza. Cada niño tiene su propia forma de expresar emociones. 

A veces, participar en una actividad creativa, como jugar y dibujar, puede facilitar este proceso. Los niños se sienten aliviados si pueden expresar y comunicar sus sentimientos perturbadores en un ambiente seguro y de apoyo. 

16. Mantenga a los niños cerca de sus padres y familiares, si se considera seguro para el niño, y evite separar a los niños y sus cuidadores tanto como sea posible. Si un niño necesita separarse de su cuidador principal, asegúrese de que exista un cuidado alternativo apropiado y que un trabajador social, o equivalente, haga un seguimiento regular del niño. Además, asegúrese de que durante los períodos de separación, se mantenga un contacto regular con sus padres y cuidadores, como llamadas telefónicas o videollamadas programadas dos veces al día u otra comunicación apropiada para su edad (p. Ej., Redes sociales dependiendo de la edad del niño).

17. Mantenga rutinas familiares en la vida diaria tanto como sea posible, especialmente si los niños están confinados en el hogar. Proporcione actividades atractivas apropiadas para la edad de los niños. 

En la medida de lo posible, anime a los niños a continuar jugando y socializando con otros, incluso si solo dentro de la familia cuando se les aconseja restringir el contrato social. 

18. Durante los momentos de estrés y crisis, es común que los niños busquen más apego y sean más exigentes con los padres. Discuta el COVID-19 con sus hijos con información honesta y apropiada para su edad. Si a sus hijos les preocupa, abordarlos juntos puede aliviar su ansiedad. Los niños observarán los comportamientos y emociones de los adultos en busca de pistas sobre cómo manejar sus propias emociones durante los momentos difíciles.

Para los cuidadores de adultos mayores 

19. Los adultos mayores, especialmente en aislamiento y aquellos con deterioro cognitivo / demencia, pueden volverse más ansiosos, enojados, estresados, agitados y retirados durante el brote y la cuarentena. Brinde apoyo práctico y emocional a través de redes informales (familias) y profesionales de la salud.

20. Comparta datos simples sobre lo que está sucediendo y brinde información clara sobre cómo reducir el riesgo de infección en palabras que las personas mayores con / sin deterioro cognitivo puedan entender. Repita la información cuando sea necesario. 

Las instrucciones deben comunicarse de manera clara, concisa, respetuosa y paciente y también puede ser útil que la información se muestre por escrito o en imágenes. 

Involucre a sus familias y otras redes de apoyo para proporcionar información y ayudarlos a practicar medidas de prevención (por ejemplo, a lavarse las manos, etc.) 

21. Aliente a los adultos mayores con experiencia y fortalezas para que sean voluntarios en los esfuerzos de la comunidad para responder al brote de COVID-19. Por ejemplo, el una población mayor jubilada bien / sana puede proporcionar apoyo de pares, control de vecinos y cuidado de niños para personal médico restringido en hospitales que luchan contra COVID-19.

Para las personas que están aisladas 

22. Manténgase conectado y mantenga sus redes sociales. Incluso en situaciones de aislamiento, intente lo más posible para mantener sus rutinas diarias personales. Si las autoridades sanitarias han recomendado limitar su contacto social físico para contener el brote, puede mantenerse conectado por correo electrónico, redes sociales, videoconferencia y teléfono. 

23. Durante los momentos de estrés preste atención a sus propias necesidades y sentimientos. Participe en actividades saludables que disfrute y encuentre relajantes. Haga ejercicio regularmente, mantenga rutinas de sueño y coma alimentos saludables. 

Mantenga las cosas en perspectiva. Las agencias de salud pública y los expertos de todos los países están trabajando en el brote para garantizar la disponibilidad de la mejor atención para los afectados.

24. Una corriente casi constante de noticias sobre un brote puede hacer que cualquiera se sienta ansioso o angustiado. Busque actualizaciones de información y orientación práctica en momentos específicos durante el día de los profesionales de la salud y el sitio web de la OMS y evite escuchar o seguir rumores que lo hagan sentir incómodo.

Traducción realizada por Agustín de Pavia


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.