Demostrarán que para las personas con discapacidad no hay límites 

Por Laura Carmen Escamilla Soto

Un grupo de 14 personas con amputaciones, ciegos y una mujer joven con parálisis cerebral inician una rodada este 1 de septiembre. Durante 29 días continuos recorrerán 3 mil kilómetros por gran parte de México. 

Es la tercera iniciativa de México Incluye, iniciativa que busca probar que para las personas con discapacidad no hay límites. La primera consistió en ascender la montaña más alta de África, el Kilimanjaro, en 2016. En abril de 2018, hicieron una expedición de buceo durante dos semanas en las Islas Revillagigedo, a 600 kilómetros de la la costa de Colima.

Federico Núñez, presidente de México Incluye y Renapred nos cuenta más. 

Háblanos sobre el reto que tienen en puerta

Viajaremos en motocicletas tipo chopper. Son retos complicados tanto para el participante como el entrenador; sin embargo, el entusiasmo es lo que nos hace fácil el camino. 

Italika contribuyó con dos campeones del mundo que los han entrenado y realizó adecuaciones a las motos para que las personas con discapacidad puedan acceder más fácilmente a ellas. Por ejemplo, se les incorporó un botón para bajar una llanta que le da una estabilidad para evitar que se caigan tanto las motos como los pilotos. 

Para realizar estas actividades, ¿cuentas con un equipo base?

La mayor parte son voluntarios y se van sumando dependiendo de los retos. En este caso llevamos 22 en el equipo. Alan Estrada, quien cuenta con la experiencia previa de ascender el Kilimanjaro, va coordinando el grupo.

¿Cómo eligen a los candidatos para participar en los retos?

Se lanza una convocatoria pública en nuestra página. En el proceso de entrenamiento y la disciplina que va avanzando, hay un proceso natural de depuración por diferentes razones, ya sea por su estilo de vida, o por que no adquieren los niveles de preparación básicos para tener la seguridad máxima en los retos, y así se va formando el grupo.

¿Cuales son las medidas de seguridad? 

El eje central es la seguridad, todos estamos cubiertos con un seguro. Llevamos vehículos de apoyo en los que se carga todo el equipaje del grupo: sillas de ruedas, muletas, bastones, etc. 

También va el equipo de producción conformado por un camarógrafo, fotógrafo, un dron, un productor, un editor que van difundiendo la noticia con los medios. 

Contaremos con puntos establecidos para revisar las motocicletas y prevenir fallas mecánicas. 

¿Cómo surgen estas experiencias outdoor? 

A través de Renapred lanzamos los programas de inclusión. Para ello llevamos a cabo muchas acciones culturales, recreativas y de superación personal. Después de ver la reacción de la sociedad y que nuestros objetivos de inclusión se estaban llevando a cabo, decidimos realizar otras acciones en otros terrenos, como las actividades al aire libre. 

¿Cuál es el siguiente reto?

Ya tenemos en la mira los próximos, sin embargo, para el siguiente año no tendremos uno como tal, sino que le daremos más importancia a la producción y lanzamiento de un cortometraje con todas las vivencias y experiencias de estas tres expediciones. Queremos publicar un libro gráfico, pues las fotografías que hemos logrado son impresionantes.

Entre las fotos hay una imagen maravillosa de un muchacho de 1.96 de altura cuadrapléjico, buceando solo a 40 metros bajo el agua alrededor de tiburones y fauna marina. Fue increíble; algunos de ellos incluso no sabían nadar.

Ve aquí la ruta que van a recorrer:

Para seguirlos en tiempo real entra a su página de Facebook 

En su voz: 

“Yo he estado desde el reto de buceo, que fue muy bonito y demostró que las personas con discapacidad podemos hacer de todo. Subirme y viajar en una moto es una muestra de libertad y de que yo soy la que pongo mis propios límites”. 

Stephani Nuñez Iturriaga, 30 años, con espina bífida, licenciada en Desarrollo Humano. Ha sido voluntaria en Amanc y Renapred y le gustan muchos los niños. 

“Es un reto personal y es un sueño que he tenido desde niño. Me gustan los deportes extremos, así que esta es una gran oportunidad. Yo seré el piloto de la moto, así que la emoción es muy grande”.  

Alfonso, 40 años, con desarticulación de cadera y amputación de pierna por un accidente, comerciante de dulces 

“Alan, quien participó en lo del Kilimanjaro, me invitó a esta rodada cuando me recuperé del accidente. Este reto significa demostrar que una persona con discapacidad puede lograr todo lo que quiera y cumplir sus sueños”. 

José Alfredo Camacho Robles, 39 años, con amputación de pierna por un accidente, chef y corredor de 5 y 10 km.