Luz Blanchet,

conductora, diseñadora y conferencista

Impulsiva por naturaleza, así se autodenomina ella, después de varios intentos, la maternidad la sorprendió, la llegada de sus triates le permitió complementarse y cumplir su más grande sueño, su vida no estaría completa sin ellos. Aitana, la niña, tiene una condición neurológica.

¿La llegada de sus hijos cómo le ha cambiado la vida?

En todos los sentidos, los probables e improbables. Me ha permitido poner en perspectiva lo que pensaba que era importante de lo que no lo es, a ver grande la importancia de lo pequeño y empequeñecer lo que creía grande y abrumante.

Me ha mostrado partes de mí que no conocía, fortalezas que ignoraba, a descubrir un amor que no me cabe en el cuerpo.

¿Cuál es el mayor reto que ha enfrentado?

Uno de mis mayores miedos en la vida, que era tener una nena con necesidades especiales, asimilarlo e irlo transformando hasta llegar a amarlo. Sí, todavía me quiebro por momentos sobre todo cuando se enferma y no sabe decirme qué le pasa ni yo lograr explicarle qué sucede, por ejemplo, pero pasa y volvemos a disfrutar.

Su condición neurológica es complicada porque está comprometida y en un país con la escasa educación lo hace más complicado. La gente por ignorancia o arrogancia no sabe cómo tratar a estos peques o a su familia y llega a ser molesto, e incluso doloroso. Hay una diferencia abismal cuando uno viaja a países del primer mundo, hay facilidades y sobre todo un trato equitativo, igualitario e incluyente.

¿Qué hace falta en nuestro país, para las personas con necesidades especiales como su hija?

¡¡¡E-DU-CA-CIÓN!!!!

Que los padres enseñen empatía a sus hijos empezando por ellos.

Que el gobierno destine recursos para preparar profesionistas que en verdad puedan ayudar a estos pequeños a sacar lo mejor de ellos, recursos para escuelas y centros de desarrollo con los equipos, instalaciones y personal que constantemente se esté capacitando.

Que haya calles, vialidades y establecimientos preparados.

Informar a las nuevas generaciones que tanto quieren postergar el embarazo anteponiendo su realización profesional que eso aumenta las probabilidades de tener que recurrir a fertilización asistida, que son embarazos de alto riesgo que difícilmente llegan a término de la manera más óptima trayendo como consecuencia lesiones neurológicas en muchos de los casos.

Mayor regulación sobre las aseguradoras que deciden a libertad que cubren y que no para estos niños sin que nadie les diga nada.

Hospitales y médicos preparados para nacimientos prematuros, en donde, con un monitoreo en el embarazo y pronta acción en parto, podrían evitarse muchas de estas lesiones, hacer diagnósticos oportunos de lesiones neurológicas y actuar rápidamente permite ayudar a ese bebé a aumentar enormemente un pronóstico favorable.

Que los médicos recomienden terapias desde los primeros meses también es indispensable, preparar especialistas en esas áreas y monitorearlos.

¿Qué aprendizaje te ha dejado Aitana?

Me ha enseñado a valorar los mínimos avances que para otros pueden ser imperceptibles o cotidianos para ella y para nosotros son gigantescos. Cuando tengo un conflicto que puedo ver grande en ese momento lo pongo en perspectiva, cuando pienso en lo que hemos superado y sé que cualquier cosa la superaremos.