Por Bárbara Anderson

El presidente recorrió sus planes sociales, Alicia Bárcena le pidió más velocidad de ejecución, mientras María Luisa Albores asumió la Presidencia de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social. 

Esta semana la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) reunió en México a 28 países para la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe, donde se presentó el informe  “Nudos críticos del desarrollo social inclusivo en América Latina y el Caribe: antecedentes para una agenda regional“.

¿Cuáles son esos cuellos de botella vastamente desarrollados en el documento? La falta de crecimiento, la desigualdad, la escasez de trabajo decente, un reducido gasto social, el aumento de la violencia y el impacto del cambio climático.

“La región enfrenta un crecimiento económico lento e insuficiente para reducir la cantidad de población pobre para 2030, pues la tasa de pobreza era de 29.6 % y de pobreza extrema de 10.2 % en 2018. Sólo nos quedan 10 años y creo que el multilateralismo y la cooperación son más importantes que nunca, sobre todo en este tema social que tanto nos preocupa”, dijo en la sesión de apertura su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena. “¿Será posible que en 10 años podamos eliminar sobre todo la pobreza extrema? Quizás sea muy difícil poderlo lograr”, añadió.

En el caso de la inclusión y la discapacidad el reporte de la Cepal indica: 

Existe un progresivo reconocimiento de que las desigualdades no se refieren únicamente a la dimensión económica o de medios, sino que comprenden también la desigualdad en el ejercicio de derechos, en las capacidades, en los niveles de autonomía y en el reconocimiento recíproco. Partiendo de este concepto amplio, se plantea que, junto con las desigualdades asociadas al estrato socioeconómico (o clase social), las desigualdades de género, las étnicas y raciales, las territoriales y aquellas relacionadas con las diferentes etapas del ciclo de vida de las personas conforman ejes estructurantes de la matriz de la desigualdad social en la región . Además, la situación de discapacidad, el estatus migratorio, la orientación sexual y la identidad de género son ejes adicionales que estructuran la desigualdad. En su permanencia y reproducción inciden diversos mecanismos de discriminación, estructurales e institucionales”. 

Alicia Bárcena sostuvo que en el caso de México, las políticas aplicadas vía programas para adultos mayores y jóvenes, buscan que las personas, sobre todo las de escasos recursos, se vuelvan motor de la economía pero dejó claro un punto diferente al de López Obrador y su modelo de plena austeridad: “la igualdad no está peleada con el crecimiento económico”.

“Me parece fundamental que la política de hoy no se llama de desarrollo social, se llama política de bienestar y ese ya es un cambio importante porque es una política que está dirigida a las personas como sujetos de las políticas. Estamos ante una nueva estrategia donde no se va a dejar atrás a nadie. La igualdad no es un regalo. La gente debe tener más recursos para ser el motor central de la economía. Impulsar la inclusión”, manifestó Bárcena.

Los planes de Albores para Latinoamérica

México estará con una tarea extra a partir de ahora de cara a los retos de toda la región, ya que María Luisa Albores, la Secretaria de Bienestar, asume la Presidencia de la Mesa Directiva de la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social. 

 “Hemos aceptado la Presidencia porque estamos convencidas y convencidos que para lograr que las y los mexicanos puedan tener una vida digna, con bienestar y tranquilidad, debemos adoptar modelos de desarrollo que tengan en el centro a las personas”. “La región necesita que el reclamo de justicia social se escuche, que los gobiernos construyan Estados de bienestar”, dijo Albores.

La Secretaria dijo que los programas sociales del actual gobierno llegarán a 23 millones de hogares para erradicar la pobreza extrema y combatir la desigualdad. Además, indicó que en los que va del año se han invertido 134 millones de dólares en ellos.

En la apertura de la reuniones, el presidente Andrés Manuel López Obrador recordó que el plan de su gobierno es aumentar el bienestar con fondos rescatados de la corrupción y la impunidad. Recordó los planes sociales implementados para cerrar brechas de desigualdad:  8 millones de pensiones que reciben los adultos mayores, el millón de niñas y los niños con discapacidad con becas y los programas Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida.

Datos que duelen

  • 184 millones de latinoamericanos y caribeños viven en pobreza, es decir 30.2 % de la población regional.
  • 62 millones de personas viven en pobreza extrema.
  • 42 % de las personas ocupadas en Latinoamérica reciben menos de un salario mínimo nacional y 52% no tiene pensión o acceso a protección social.
  • 50% de los niños hasta 14 años viven situaciones de violencia. 
  • En México, en 3 de cada 4 municipios, el 50 % de su población vive en pobreza.

Fuente: Cepal