Por Emiliano González Islas

Dana Villarreal lleva 25 años bailando. Por mucho tiempo utilizó sus piernas para ejecutar distintos pasos y coreografías. Hoy la dinámica es diferente: todas las tardes de lunes a viernes aparece en cámara para bailar distintos ritmos, desde pop en inglés hasta reguetón, pero ahora en una silla de ruedas.

Dana no tiene ninguna discapacidad física. Hace ocho años tuvo un accidente que la obligó a pasar tres meses en una de estas sillas. Entonces se dio cuenta de lo complicado que les resulta a las personas que no pueden caminar moverse en espacios públicos. Además, su mamá lleva 30 años promoviendo la inclusión desde otra trinchera, con una escuela para personas con discapacidad intelectual.

Con las palabras inclusión y baile en mente, Villarreal inauguró Dance on Wheels, una escuela de danza para personas en silla de ruedas, el 3 de abril de este año. “Mi mayor objetivo es que tengan un espacio para seguir con su desarrollo físico y emocional”, comenta la instructora en entrevista para Yo también, quien tiene 14 alumnos de distintas edades y orígenes.

Las clases son de una hora y se dividen entre 25 minutos de calentamiento, brazos, cardio, abdomen y estiramiento, y los 35 minutos restantes en ensayar las coreografías. Actualmente son 100% virtuales debido al COVID-19, pero cuando sea posible, la fundadora quiere abrir la modalidad presencial en Querétaro, donde vive. También tiene en mente participar en concursos y llevar a cabo una presentación en esta ciudad a finales de año. Eso sí, las clases a distancia seguirán. “Me llega gente de todos lados: Monterrey, San Luis Potosí, la Ciudad de México, y me pide que no quite las clases en línea aunque termine la contingencia”, dice Dana.

El mayor beneficio para los alumnos de Dance on Wheels es rehabilitar los músculos a través del movimiento. Sin embargo, el objetivo de la escuela va más allá: deben desarrollar sus capacidades para sobrepasar sus propios límites. “Lo que quiero es que descubran que no se necesitan los pies para bailar, sino el corazón”, dice Villarreal.

Danza paralímpica, un deporte poco difundido

La actividad que impulsa Dana Villarreal es también una disciplina paralímpica desde 1998, cuando fue reconocida de esta forma por el Comité Paralímpico Internacional y se llevó a cabo el primer Campeonato Mundial de Danza en Silla de Ruedas, en Japón.

Desde entonces se han celebrado nueve mundiales más; el último fue en Bonn, Alemania en 2019. Se trata de un deporte que tiene sus propias reglas y en el que México también ha destacado: en 2017, la mexiquense Guadalupe Jazmín Torres obtuvo medalla de plata en el campeonato de Bélgica, y el año pasado, Haydee Reynosa Guerrero conquistó el mismo galardón.


¿Me concedes esta pieza?

Si estás interesado en sumarte a la familia Dance on Wheels, aquí puedes contactarlos:

Tel.: 442 454 0175
Mail: info@danceonwheels.com
IG: @dance.onwheels
FB: @danceonwheels

¿Cuánto cuesta?

Clase grupal: $400 al mes, con dos clases a la semana de 1 hora cada una.
A elegir entre los siguientes horarios:

Lunes a jueves: 5:00 a 6:00, 6:00 a 7:00 o 7:00 a 8:00  PM.
Viernes: 12:00 a 1:00 PM.

Clase individual: $250 por clase.
Horario libre.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.