Imagen tomada de la página de Facebook de la Secretaría de Salud de Oaxaca
que muestra a personal mostrando carteles de la campaña
contra el dengue y frascos de plata coloidal que se reparte en municipios.

Por Redacción | Yo también

Las personas con discapacidad que viven en una gran zona de Oaxaca no están siendo atendidas por las distintas instancias de Salud que operan en la entidad, ya que por la pandemia cerraron los centros de salud instalados en las diferentes comunidades, alerta Piña Palmera, organización que opera en Zipolite, donde ni siquiera tienen un médico.

En la nota #Covid19. Discapacidad en el medio rural, fuera del foco de Salud y Educación, del portal Dis-capacidad.com, la asociación que da atención a personas con discapacidad física, sensorial e intelectual asegura que las autoridades de Oaxaca “no están viendo que la gente con discapacidad está siendo duramente afectada”.

La coordinadora de la asociación, Flavia Anau, considera que esa falta de atención ya afecta a quienes estaban en un proceso de rehabilitación y de vida independiente, quienes dejaron de acudir a sus citas médicas debido a que por la pandemia hay menos transporte, con costos mayores y no pueden pagar traslados más caros.

Por ello, el equipo de la asociación, que reúne a terapeutas y voluntarios de distintas disciplinas, mantiene su compromiso con las personas con discapacidad y, aun en plena contingencia y con las medidas de prevención recomendadas, continúa visitando las distintas comunidades para brindar atención.

“Hemos disminuido la actividad, pero no hemos parado”, afirma Anau, quien subraya que la actividad de Piña Palmera es un apoyo fundamental para las autoridades municipales, porque así pueden obtener datos sobre la situación de la población con discapacidad y darles orientación en temas diversos, como puede ser la higiene en la pandemia.

Anau también llama la atención sobre un doble riesgo para quienes habitan las comunidades de la costa y la sierra sur de Oaxaca, donde los contagios por coronavirus SARS-CoV2 no es la única preocupación y quizá ni la más grave, ya que le temen más al dengue.

“Sólo en  Piña Palmera tenemos a tres voluntarios con dengue, en las comunidades hay muchos casos y el problema es que se confunden los síntomas con los del COVID,  porque con el dengue las fiebres son altísimas y es muy difícil bajarlas, el dolor de cuerpo es fuerte y siempre viene acompañado de diarrea y vómito”, explica la activista.

El dengue y el COVID-19 comparten muchos de los síntomas y ambas enfermedades pueden causar la muerte. Según el informe epidemiológico más reciente de la Secretaría de Salud federal con relación al dengue, aun cuando no ha empezado la temporada fuerte de dengue,  en México ya han muerto 183 personas por esa enfermedad, cinco de las cuales vivían en Oaxaca.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.