Por Arturo Ordaz/Forbes México

Los recursos para todas las personas con discapacidad permanente no alcanzarían para una pensión de 2,500 al bimestre.

A juzgar por el monto, el programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente es uno de los rubros más favorecidos en el Proyecto de Presupuestos de Egresos de la Federación 2020 que presentó hace unos días la Secretaría de Hacienda al Congreso.

Sin embargo, los recursos planteados no alcanzarían para cubrir las pensiones que ha ofrecido la actual administración.

En la canasta de programas sociales, eje de la estrategia de asistencia de Andrés Manuel López Obrador con amplios sectores de la población, estas pensiones crecieron dramáticamente. Esto porque la administración actual requiere un monto de más de 11 mil 187 millones de pesos. Eso representa un presupuesto cuatro veces mayor contra lo que se destinó para este año, cuando se aprobaron 2 mil 550 millones de pesos.

Pero, al desglosar la cifra, se observa que lo más probable es que la entrega de la pensión a personas con discapacidad permanente no sea suficiente. Los recursos adicionales, por casi 8 mil 640 millones de pesos para el próximo año, dejarían una pensión promedio por persona en esta situación de 932 pesos al mes, o 1,864 pesos bimestrales. Con ello, no se llegaría a la promesa gubernamental de entregar a un millón de pensionados, mil 250 pesos por mes, o 2 mil 500 bimestrales.

El monto actual, los 11 mil 187 millones de pesos, alcanzarían (sin tomar en cuenta gastos operativos y de gestión del ejercicio) para pagar la pensión a unas 895 mil personas, o 105 mil menos si acaso se toma en cuenta la promesa de alcanzar un millón; el padrón sigue sin ser público. Con ello, la pensión completa alcanzaría para 86% de las personas con discapacidad permanente, quedando fuera 14%.

El INEGI calcula que en México existen, al menos, 7.1 millones de personas con discapacidad, por lo que el millón de becas solo beneficia a 1 de cada 7.

Apuesta por la entrega directa del recurso

La reducción de presupuesto al programa de Desarrollo Integral de las Personas con Discapacidad  y la elevación de las pensiones a personas de este sector, va acorde a la premisa presidencial de prescindir de intermediarios y apostar por la entrega directa del recurso, indicó Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Con la aportación de manera directa y la bancarización de la pensión, la persona (beneficiada) ya tiene su tarjeta, de acuerdo con un censo”, explicó.

Martínez Cortés indicó la necesidad de destinar más recursos a otros programas especiales, “como a escuelas especiales para atender a personas con estas condiciones y desarrollar un programa de transporte”.

Refirió que este tipo de programas se deben fortalecer principalmente en rancherías y espacios rurales, ya que son los que tienen menor avance y presentan mayor dificultad para las personas con discapacidad, en comparación con la ciudad.

La nueva redacción del artículo 3o. Constitucional, ya votada en este sexenio, obliga a que la educación sea inclusiva en todos sus niveles, por lo que también deberían destinarse más recursos no solo a ‘escuelas especiales’ sino a inclusión educativa. 

Microscópico desarrollo integral

Por otra parte, el gobierno federal planea una reducción en el presupuesto para el Programa de Desarrollo Integral de las Personas con Discapacidad, que fondea el Consejo nacional para la Inclusión de las personas con discapacidad (Conadis). En el rubro se plantea un gasto apenas superior a los 31.7 millones pesos, una cifra 59% inferior a lo aplicado este año, cuando se destinaron casi 54 millones de pesos.

En otros rubros relacionados con las pcd hubo pequeños incrementos, como en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde el programa para atender Asuntos Relativos a la Aplicación del Mecanismo Independiente de Monitoreo Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad pasa de casi 16.4 millones a apenas más de 17 millones de pesos.

De igual manera, se propone que el proyecto de Atención a Personas con Discapacidad del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), pase de 27 mil 999 millones de pesos a 28 mil 347 millones, de acuerdo con el documento presentado por el titular de Hacienda, Arturo Herrera.

Asimismo, se agregó el rubro de Atención de Planteles Federales de Educación Media Superior con estudiantes con discapacidad, con una planeación presupuestal de 32.5 millones de pesos, así como una cifra similar en su versión para niños y adolescentes.

Ni disminución ni incremento

Los programas que se quedaron casi con el mismo presupuesto fueron el Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad, el cual contempla 400 millones de pesos como inversión, monto igual al de este año.

En el caso del Programa de Atención a Personas con Discapacidad, dentro del rubro de Salud (Anexo 14, Recursos para la Atención de Grupos Vulnerables) se destinarán 24,999,998 pesos, dos pesos menos que en 2019. En los recursos para la atención de niñas, niños y adolescentes, dentro del programa de Atención a Personas con Discapacidad, en el rubro de Salud (Anexo 18, Programa de Atención a Personas con Discapacidad), se destinarán 17,999,999 pesos, un peso menos que este año.

Presupuesto 2019 vs Presupuesto 2020

Por Bárbara Anderson

Salud/ Atención grupos vulnerables Programa de Atención a Personas con Discapacidad

2019

25,000,000

2020

24,999,998

Diferencia: ¡¡Menos  2 pesos !!


Bienestar/ Desarrollo integral de las personas con discapacidad (Conadis) 

2019

53,911,717

2020

31,706,910

Diferencia: Se pierden 22,204,807 (-59%)


Bienestar/ Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente

2019

2,550,000,000

2020

11,187,245,281

Diferencia: Se suman 8,637,245,281.

Aquí sí es un presupuesto 4 veces mayor, pero sigue siendo insuficiente para la promesa del millón de pensiones.

Si dividimos el presupuesto por esta meta, serían unos  $11,187 por pcd por año, lo que equivale a $932 por mes ($1,864 al bimestre).

Si se ajustan a la promesa de pagar $1,250 por mes, el presupuesto alcanzará para solo 895 mil personas (105 mil menos), o dicho en porcentajes, para el 86% de las pcd de su ‘padrón’ de 1 millón, quedando un 14% de pcd fuera del Programa.


Bienestar/ Servicios a grupos con necesidades especiales

2019

351,289,753

2020

244,047,582

Diferencia: Menos 107,242,171 (-30%) 


Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad

2019

400,000,000

2020

400,000,000

Diferencia: Queda igual (aunque durante todo el sexenio de EPN fue de 500,000,000)


CNDH/ Mecanismo Independiente de Monitoreo Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad

2019

16,376,330

2020

17,044,988

Diferencia: 668, 658 extras (+ 4%)


ISSSTE/ Atención a Personas con Discapacidad

2019

27,999,667

2020

28,347,390

Diferencia: 347,723 extras (+1,2%)


Salud/ Programa de Atención a Personas con Discapacidad

2019

18,000,000

2020

17,999,999

Diferencia: ¡¡¡Menos 1 peso!!!


Educación/ Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa

2019

164,167,190

2020

Desaparece este Programa con la nueva Reforma Educativa


Educación/ Fortalecimiento de los Servicios de Educación Especial (PFSEE)

2020

31,631,099


Educación/ Atención de Planteles Federales de Educación Media Superior con estudiantes con discapacidad (PAPFEMS)

2020

32,521,021


Instituto Nacional de Psiquiatría R. de la Fuente Muñiz 

2019

133,414,804.0

2020

138,763,571.0

Diferencia: 4% más


Instituto Nacional de Rehabilitación Luis G. Ibarra

2019

148,768,528.0

2020

156,073,303.0

Diferencia: 5% más


Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred)

2019

160,832,390

2020

161,943,308

Diferencia: 1% más


Presupuesto históricamente a la baja 

Fue el gobierno de Enrique Peña Nieto, con Emilio Chuayfett como secretario de Educación, el que recortó el presupuesto a atención a diversos grupos vulnerables (migrantes, indígenas, pcd) al tener una bolsa aparentemente mayor pero que sumado no alcanzaba lo que los presupuestos individuales. 

Si revisamos el último presupuesto del sexenio de Felipe Calderón, hay algunos datos interesantes:

  • En Educación existía el rubro “Educación para personas con discapacidad“ al que se le asignó, al menos en el último Presupuesto de Egresos de la Federación (2012) un total de 130,000,000.
  • El Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad era superior también al que hubo en el sexenio de EPN y que en la actual administración es de 458,350,000.
  • Existía otra partida, “Asistencia social y protección del paciente (Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública – Fondo para organizaciones de la sociedad civil debidamente constituidas que presenten proyectos de infraestructura y equipamiento para la atención de grupos vulnerables: niñas, niños y adolescentes, personas con discapacidad y personas adultas mayores)”, con 45,000,000.