Por Katia D’Artigues y Bárbara Anderson

5 de julio 2019

A los ojos de la administración pública federal, ya no existe el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis). 

Nunca se nombró un director o directora general en lo que va del sexenio y al desaparecer ahora todas las direcciones adjuntas de todos los ámbitos del gobierno, ya no hay nadie a cargo. Hasta hace unos días, la responsabilidad de esta institución recaía en Alicia Loza, precisamente la directora adjunta de Conadis. 

Es responsabilidad del Presidente de la República designar a un director general para Conadis (porque lo dictamina la Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad y lo obliga el Artículo 89 de la Constitución). Pero dilatando esta decisión (y sin mandos intermedios) el propio Andrés Manuel López Obrador ha vuelto al Consejo en una institución inútil y al borde de la ilegalidad permanente. 

¿Quién diría que los estatutos, los reglamentos internos de operación de la Conadis -regidos por la misma Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad- terminarían siendo un salvavidas de plomo para la propia institución? 

Estamos ante un caso excepcional, ante una acefalía de la que no se tenía precedente y que sin tener máximo responsable ni segundo de a bordo queda en un limbo. 

Si bien tiene presupuesto, si bien sigue en pie (solo se puede eliminar reformando la Ley) es un cascarón que no puede tomar decisión, echar a andar proyectos ni hacer recomendaciones de ningún tipo. 

“La única solución es que el Presidente nombre finalmente a un director general para Conadis. Porque nadie sino podrá tomar decisiones sobre el tema de discapacidad: sin director general, cualquier decisión que alguien más tome sobre cualquier plan o programa de discapacidad será un acto ilegal, es decir fuera de la ley que dio origen a este Consejo”, explica Agustín de Pavía Frías, abogado y director general de Yo También, “operativamente todo lo que haga es ilegal”

Otra paradoja del enorme gris que rodea al Conadis: la funcionaria con mayor rango es Rosalía Gamboa García, directora de operación administrativa de una institución que no puede operar nada. 

Esta semana la Secretaría de Hacienda mandó a la Cámara de Diputados un documento donde anuncia que desaparecerá al menos 85 programas para el presupuesto de 2020. 

El documento completo está acá. Al menos Conadis, que se financia en el rubro de “Programa para Desarrollo Integral de las personas con discapacidad” no está planeado para desaparecer.

Sin dudas escasea en este sector la claridad, la transparencia y sobre todo un plan concreto para Conadis -o la institución que fuera a reemplazarlo-. 

No se sabe desde diciembre a la fecha. No se sabe para el año que entra.