Fotografía: The Telegraph

Under the skin (Bajo la piel) es una película de ciencia ficción de 2013 protagonizada por Scarlett Johansson, quien es una alienígena que seduce y toma como presa a hombres en Escocia. Además de llamar la atención por su historia, la cinta dirigida por Jonathan Glazer también puso en el ojo público a Adam Pearson.

El actor británico, de 35 años, vive desde la infancia con neurofibromatosis, un trastorno genético del sistema nervioso en el que una serie de tumores no cancerígenos crecen a lo largo de las terminaciones nerviosas; en su caso, éstos se han desarrollado principalmente en su cara, lo que le ha causado una desfiguración severa.

Cuando tenía 5 años, a Pearson le brotó un bulto en su cabeza después de que se la golpeara en una ventana de su habitación; como éste no desaparecía, su madre lo llevó al médico, quien lo diagnosticó con este trastorno que, hasta la fecha, es incurable. Cuenta que cuando estaba en la escuela recibió diversos apodos sobre su apariencia.

Pearson ha admitido que sus viajes en transporte público en Londres, ciudad donde reside, llevan una serie de miradas y susurros con los que ha tenido que convivir, de acuerdo con el periódico español La Vanguardia. Su madre explica que esto no es lo peor, sino que la gente da codazos al de al lado para que se fijen en él. 

El actor y presentador británico señala que las miradas y susurros no son crímenes de odio en sí, “pero hacen que yo tenga que enfrentar a diario los prejuicios e ideas equivocadas de la gente sobre la discapacidad”, lo que lo ha llevado a plantear el concepto de crimen de odio por discapacidad. “Se trata -explicó-, de una ofensa criminal en la que la víctima u otra persona piensa que tuvo lugar por prejuicios hacia su discapacidad o hacia una discapacidad asumida”.

El problema, como Pearson ha comprobado al denunciar los hechos a la policía, es que la sociedad no contempla los insultos y amenazas a personas con discapacidad como algo grave. 

Además de ser locutor de radio, presentador y orador motivacional, también es mecenas de Changing Faces, una organización británica que trabaja para apoyar a aquellas personas con malformaciones faciales u otro tipo de marcas y concientizar a la sociedad sobre la inclusión. “Cambiar la ley es difícil, pero las actitudes son más fáciles de modificar”.

Los crímenes de odio hacia pcd

De acuerdo con un artículo de la revista Cactus, de los crímenes de odio registrados en Inglaterra y Gales en 2014, el crimen por discapacidad ocupó el cuarto lugar con mil 985 casos, sólo por debajo del odio racial, por orientación sexual y religión.

En el caso de México, Alexandra Haas, entonces presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), señaló en una entrevista pasada con Yo También que sólo 8 estados tienen tipificado el crimen de odio, por lo que se está trabajando en lograr una legislación unificada y se pueda crear un Registro Nacional de Crímenes de Odio. También que se necesitan tener más registros administrativos sobre discapacidad para que sepamos cuántos crímenes de odio por discapacidad hay en México. Hoy no sabemos.

Entre 2013 y 2018 organismos independientes registraron 473 crímenes de odio en México, en los que Veracruz apareció como la entidad con el mayor número de asesinatos, indicó el colectivo Letra S, de acuerdo con información del periódico La Razón.


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.