Por Adelaida Vázquez Pimentel

Cuando egresé de la carrera de Psicología en 1985, una gran cuestión que realmente me preocupaba era la deserción escolar de estudiantes de primaria. La razón más constante en las y los niños de escasos recursos económicos era que se perdían en la explicación de sus maestras y maestros en salones con más de 50 integrantes.

Las familias de estos niños eran en su mayoría analfabetas. Por esa razón, me asigné la tarea de formar una escuela especial, donde se les atendiera a todos y todas las que no pudieron seguir y enfocada a potenciar su autoestima.

Hasta ese momento, las madres y los padres, cansados de tanta lucha, los enviaban a trabajar a la calle, limpiando los autos, vendiendo dulces y con un futuro próximo a delinquir. 

Fue entonces cuando llegó a mi escuela Rocío, una pequeña de 9 años, quién fue expulsada del sistema educativo, después de haber repetido tres veces primero de primaria. Su madre quiso darle la “última oportunidad”, enviándola a mi escuela de Tlaquepaque, uno de los municipios que forman parte de la zona metropolitana de Guadalajara, en el estado de Jalisco.  Ella llegó como todos, sin conocimientos básicos de lectoescritura. En un tiempo corto, con los métodos para elevar la autoestima y con sus más grandes capacidades y enormes talentos, Rocío comenzó a brillar.

Hoy, ella, que vivió el rechazo y la llamada “última oportunidad”, continúa y ha llegado lejos.

Terminó sus estudios, se graduó de la licenciatura en Derecho en la Universidad de Guadalajara, donde también estudió la maestría en Educación Especial, pues como ella dice “defender los derechos de los niños, es privilegio para pocos, cuando es merecido para todos”.

Rocío formó una escuela para prevención de la deserción escolar y simultáneamente que los y las alumnas de secundaria y preparatoria aprendieran un oficio. Este proyecto, avalado por la Secretaría de Educación Pública, es una gran realidad en la que participan cientos de jóvenes de Tlaquepaque.

El año pasado, Rocío se graduó de su doctorado en Educación, con enfoque a la deserción escolar. 

Ella fue una estrella que estuvo a punto de ser opacada y borrada. Hoy su realidad es muy diferente.

La cuestión es, ¿cuántas “Rocíos” se quedan en el camino por falta de una posibilidad real de educación que da trascendencia a cada ser?


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.