Por Agustín De Pavía  

Cuando llega fin de año, llega el tiempo de los balances y recuentos, y vale la pena hacerlo también para evaluar la situación, los retos y avances de las personas con discapacidad. 

La Suprema Corte y el Poder Judicial de la Federación han generado el mayor impacto a favor de los derechos y la inclusión de las personas con discapacidad (pcd), seguido por el Senado de la República, con acciones novedosas para la participación de esta minoría. 

Por su parte, la Administración Pública Federal ha hecho acciones y políticas de inclusión de manera transversal, aunque las cifras demuestran su poca efectividad. Esto se puede deber a la dificultad del Presidente de México para exponerlas y en cambio enfocarse exclusivamente al programa de apoyos económicos de personas con discapacidad (que solo aplica a niños y jóvenes con discapacidad en zonas de alta marginación). Ésta y otras cuestiones -como la virtual desaparición del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS) y no nombrar a su titular- han resultado en cuestionamientos de la ONU.   

El 3 de diciembre, Andrés Manuel López Obrador le dedicó su conferencia de prensa mañanera a las personas con discapacidad en México. Hubo actualización de cifras de las becas para pcd permanente, anuncios de futuras políticas públicas y dio a conocer una posible alianza con la Fundación Teletón. “Lo que hay en el país son las clínicas del Teletón. Son las que tienen más cobertura”, dijo el Presidente ese día. 

La ONU, en 2014, ya había preguntado sobre el Teletón a México y recomendó a nuestro país no depender de servicios de las organizaciones de la sociedad civil para garantizar la inclusión; es por ello que en el informe que México presentó en enero de 2018 ante las Naciones Unidas explica que los servicios de rehabilitación que prestan la Secretaría de Salud, el DIF, el IMSS y el ISSSTE y el presupuesto en estos rubros es muchas veces mayor que los servicios y donativos que recibe la Fundación Teletón, pues es una obligación del Estado mexicano prestar éstos más allá que exista o no un Teletón. 

Según López Obrador, lo que México presentó ante la ONU son puras mentiras y México no ha hecho nada por la inclusión de las pcd y no ha cumplido las recomendaciones de la ONU, esto porque las declaraciones de los presidentes obligan a los Estados en el Derecho Internacional. Será una razón para que la ONU no le dé el peso y credibilidad al informe de México pues el propio Presidente duda de la información presentada y hasta la contradice públicamente.

Para saber lo que ha hecho el nuevo régimen de la 4T en materia de discapacidad sólo bastaba con leer y presentar los datos de los informes oficiales del primer año de gobierno y de labores de sus diferentes secretarías. 

Las cifras son pequeñas y no son representativas del 7% de la población que, según el censo más reciente, tienen alguna discapacidad, pero reflejan una política transversal de inclusión de personas con discapacidad en lugar de reducirla a apoyos económicos y rehabilitación privada. 

La sugerencia es que, para el próximo 3 de diciembre, el Presidente invite a su conferencia mañanera a todas las secretarías que han hecho acciones de inclusión de personas con discapacidad y sumar al titular o encargado del Conadis a que informe sobre todas las acciones realizadas por el gobierno, algo que ya ha hecho en otros efemérides como el Día Nacional contra la Discriminación y la participación de Conapred e Inmujeres en el Día Internacional contra la Violencia de las Mujeres. 

Las que no deberían faltar tampoco serían las secretarías de Trabajo o Inclusión Laboral: faltó contar ese día que dentro del ‘Programa Jóvenes Construyendo el Futuro’ (que reclutó a 188,158 aprendices) sólo 3,514 jóvenes presentaban algún tipo de discapacidad.

El programa más importante de inclusión laboral para personas con discapacidad de la Secretaría de Trabajo es el de ‘Abriendo Espacios’, que desde el 1 de diciembre de 2018 al 30 de junio de 2019 brindó atención a 26,655 personas con discapacidad, de las cuales 4,952 consiguieron empleo. 

Esta debió ser la información a presentar en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad de este año, porque la Organización Internacional del Trabajo ha dicho que la tasa de empleo de las pcd es inferior al de las personas sin discapacidad, que además son las últimas en encontrar empleo y las primeras en ser despedidas ante recortes de personal. 

Entonces, ¿por qué no presentó esta información? Básicamente porque este dato demuestra que la política de inclusión de personas con discapacidad es un fracaso si se compara con la del sexenio anterior. En los seis años previos, ‘Abriendo Espacios’ logró que se contrataran a 75,000 trabajadores con discapacidad; es decir, a unas 12,500 por año, versus las 4,952 de este 2019. La caída en la efectividad de este programa ha sido del 60%.  

El 2019 fue un año más, con los mismos retos que siempre hemos enfrentado las pcd y el gobierno por promover nuestra inclusión.

Y para 2020 serán más, porque llegarán las recomendaciones para México de la ONU sobre inclusión y podremos ver cuanta inacción ha habido en este sentido en esta Cuarta Transformación.


Los informes de pueden consultar en los siguientes vínculos

https://www.gob.mx/stps/documentos/informacion-referente-a-la-politica-publica-laboral 

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/385402/6o_Informe_de_Labores_de_la_STPS_2017-2018.pdf